Optimismo a la baja... en el paquete económico 2015

viernes, 5 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La realidad se impuso y el gobierno federal debió bajarle el tono a su optimismo y reducir sus expectativas en materia económica. En el paquete económico para 2015 –Iniciativa de Ley de Ingresos, Proyecto de Presupuesto de Egresos y Criterios Generales de Política Económica, que hoy fueron entregados a las dos cámaras legislativas-- establece una meta de crecimiento del producto interno bruto de 3.7% real, cuando en marzo pasado, en los llamados “pre-criterios de política económica”, había estimado un 4.7% para el próximo año. Un punto porcentual menos de crecimiento económico que, entre otras consecuencias, significa una menor creación de empleos nuevos. Y eso también quiere decir que el crecimiento promedio de la economía en los primeros tres años del gobierno de Enrique Peña Nieto –1.1% en 2013 más las previsiones de 2.7% en 2014 y 3.7% en 2015-- será muy similar al “mediocre crecimiento económico de 2.4% promedio de los últimos 33 años”, como ha insistido, y hoy mismo reiteró el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, luego de entregar el paquete económico en la Cámara de Diputados. En el terreno monetario, es decir el valor total de la economía, la Secretaría de Hacienda estimaba en marzo que el Producto Interno Bruto a precios corrientes alcanzaría un monto de 18 billones 846 mil 700 millones de pesos. La previsión contenida en el Marco Macroeconómico para 2015 –que contiene la estimación de las grandes variables económicas-- es de 18 billones 317 mil 600 millones de pesos. Es decir, un PIB nominal menor en 529 mil 100 millones de pesos al previsto en marzo. Otra variable del marco macroeconómico es la inflación, en la que no hay cambios en las previsiones: 3.9% para 2014 y 3% para 2015. Tampoco se modifican las previsiones para el tipo de cambio: 13.10 pesos por dólar en este año y 13 pesos el próximo. La tasa de interés (cetes a 28 días) sí cambia: en marzo se estimaba que la tasa nominal de interés a fines del ejercicio fiscal sería de 3.8% en 2014 y de 4.3% en 2015. La nueva previsión para la tasa de interés es de 3% para este año y de 3.5% para el siguiente. También la previsión para cuenta corriente de la balanza de pagos –que refleja el saldo de todas las transacciones de bienes y servicios del país con el mundo-- fue revisada: de un déficit de casi 24 mil 225 millones de dólares en 2014 se pasó a otro de 24 mil 805 millones de dólares en el mismo año. Y para 2015, el déficit en la cuenta corriente se cambió de 25 mil 489 millones de dólares en marzo, a 27 mil 660 millones de dólares en el documento entregado hoy al Congreso. Es decir, de un déficit de 1.8% del PIB previsto en marzo para este año, se pasó a otro de 1.9%; y para el próximo año, pasó de un déficit de 1.8% a otro de 2%. En materia de finanzas públicas, es decir de ingresos y egresos del sector público, se estimaba en marzo que habría en 2014 un déficit de 3.5% del PIB, y en 2015 de 3%. Las nuevas previsiones son de un déficit fiscal (los gastos serán mayores que los ingresos) de 3.5% del PIB tanto en 2014 como en 2015. El marco macroeconómico mantiene la previsión de 3% de crecimiento en 2015 para la economía de Estados Unidos, aunque el crecimiento de la producción industrial en ese país se ajustó marginalmente: de 3.6% a 3.7% el próximo año. En materia de precios, producción y exportación de petróleo, en cambio, las previsiones sufrieron cambios importantes. En las proyecciones de marzo pasado se establecía un precio promedio para la mezcla mexicana de crudo de 89 dólares por barril para 2014 y de 75 dólares en 2015. Ahora se prevé que en 2014 la mezcla promedie 94 dólares por barril y en 2015 en 82 dólares. Respecto de la plataforma de producción de crudo, en marzo se estimaba un promedio de 2.52 millones de barriles diarios durante 2014 y aumentaría a 2.62 millones de barriles por día. Ahora cree el gobierno que las cifras serán menores: 2.35 millones de barriles diarios en este año y de apenas 2.4 millones de barriles en 2015. Es decir, se producirán 220 mil barriles menos. Igual en materia de exportación de crudo: la estimación previa era, para 2014, de 1.7 millones de barriles diarios, y ahora de 1.15 millones de barriles. Y para 2015 la estimación anterior era de exportaciones de 1.24 millones de barriles, y pasó a otra de 1.19 millones de barriles por día. En suma: el gobierno de Peña Nieto espera para 2015 una caída en el precio del petróleo, menos producción y menos exportaciones, es decir, menos ingresos petroleros… en el año de arranque efectivo de la reforma energética.

Comentarios