Alza de tasas de interés en EU aumentaría volatilidad en México: Banxico

jueves, 9 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).— La incertidumbre provocada por la inminente alza de tasas de interés por parte de la Reserva Federal en Estados Unidos, puede desatar mayor volatilidad en los mercados financieros como el mexicano, así como en el tipo de cambio, advirtió el Banco de México (Banxico). Según la Minuta número 34, derivada de la reunión de la Junta de Gobierno con motivo de la decisión de la política monetaria –realizada en presencia del gobernador del banco central, Agustín Carstens, y los subgobernadores Roberto Del Cueto Legaspi, Javier Eduardo Guzmán Calafell, Manuel Ramos Francia y Manuel Sánchez González--, la mayoría de los participantes coincidió: “Ante la incertidumbre sobre el proceso de normalización de la política monetaria en Estados Unidos, no pueden descartarse nuevos incrementos en la volatilidad de los 17 mercados financieros internacionales que pudieran afectar la cotización del peso y otras variables financieras en México”. Sin embargo, de acuerdo con el documento un integrante de la Junta alertó que existe la posibilidad de que el riesgo de mayor turbulencia se materialice incluso antes de que aumenten las tasas en Estados Unidos y que se afecte la estabilidad financiera. En ese sentido, algunos subgobernadores externaron la necesidad de fortalecer los fundamentos macroeconómicos y resaltaron la relevancia de las medidas fiscales recientemente implementadas. Hubo quien destacó la importancia del ajuste fiscal reciente orientado a estabilizar el crecimiento de la razón deuda, respecto al Producto Interno Bruto (PIB). Asimismo, explicó que dicho ajuste manda una señal sobre menores necesidades de financiamiento, ayuda a acomodar la depreciación del tipo de cambio real, al reducir incrementos sobre los precios de bienes no comerciables, y libera presiones sobre las tasas de interés. En efecto, una disminución persistente en el precio del petróleo implica menores posibilidades de expansión de la demanda agregada, si no se quiere elevar el déficit fiscal, lo que podría ser muy arriesgado bajo las condiciones actuales en los mercados financieros internacionales. Otro integrante de la Junta de Gobierno del Banxico advirtió sobre la necesidad de promover las fuentes internas de crecimiento, lo cual requiere de una correcta implementación de las reformas estructurales recientemente aprobadas, y del fortalecimiento de acciones en otras áreas, entre las que destacan las referentes al estado de derecho y al combate a la inseguridad. En relación a la discusión de la compleja coyuntura actual, otro participante señaló que ante la posibilidad de mayor turbulencia en los mercados financieros internacionales, el Banco de México debe estar preparado para modificar la postura de política monetaria, incluyendo la posibilidad de acciones previas a que las tasas de interés estadounidenses se ajusten a la alza, en la medida que sea necesario. Adicionalmente, señaló que los detonantes de lo anterior serían, primero, que los ajustes en la valuación del peso dieran lugar a presiones inflacionarias que pusieran en riesgo los avances logrados en esta materia, y segundo, que el incremento esperado u observado en las tasas de interés estadounidenses generara el riesgo de movimientos desordenados de la paridad del peso, que pudieran detonar a su vez, ventas de bonos nacionales en los mercados secundarios, que acentuaran aún más la depreciación del tipo de cambio y provocaran ajustes bruscos de las tasas de interés internas. Además de comprometer la estabilidad financiera, movimientos de esta índole darían lugar a riesgos para la inflación, dijeron los integrantes de la Junta de Gobierno del Banxico. Panorama poco favorable Por si fuera poco, todos coincidieron en que el balance de riesgos para el crecimiento se ha deteriorado. Al respecto, algunos integrantes mencionaron que no se pueden descartar disminuciones adicionales en la producción de petróleo y que persiste la incertidumbre sobre las implicaciones de la normalización de la política monetaria de Estados Unidos. Uno de ellos agregó que si continúa la trayectoria descendente de la masa salarial real en 2015 se afectaría la recuperación del consumo privado y que los esfuerzos de consolidación fiscal podrían repercutir sobre la demanda interna de manera más acentuada de lo previsto. Adicionalmente, destacó que los conflictos sociales en algunas regiones del país y la inseguridad podrían incidir en el ritmo de crecimiento del PIB. Inflación “controlada” La mayoría de los integrantes de la Junta de Gobierno señaló que hasta ahora el efecto de la depreciación de la moneda nacional sobre los precios ha sido conforme a lo previsto, reflejándose fundamentalmente en los precios de los bienes comerciables sin haberse generado efectos de segundo orden. Un miembro enfatizó que esta circunstancia podría continuar hacia adelante. En línea con lo anterior, la mayoría coincidió en que las expectativas de inflación para el cierre de 2015 han disminuido, mientras que aquéllas para horizontes de mediano y largo plazo permanecen ancladas. De esta forma, algunos destacaron que las expectativas para el cierre de 2015 provenientes de encuestas han prácticamente convergido al objetivo de 3%.