Pese a robo millonario, mina "El Gallo" producirá 50 mil onzas de oro

lunes, 11 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El grupo minero canadiense McEwen reportó hoy una excelente “salud financiera” durante los primeros tres meses del año y anticipó una producción de 96 mil 500 onzas de oro para 2015, de las que al menos 50 mil serán extraídas de la mina “El Gallo”, ubicada en el municipio de Mocorito, Sinaloa. Lo anterior, a pesar de que el 7 de abril un comando incursionó en el complejo minero sonorense y robó el equivalente a 6 mil 350 onzas de oro, lo que representó una pérdida de unos 8 millones de dólares para el grupo. “A pesar del robo del equivalente a 6 mil 350 onzas de oro reportado en abril de 2015, nuestra meta de producción no cambia para El Gallo”, destacó el grupo en sus resultados financieros del primer trimestre del año, al precisar que recibirá una compensación del seguro. Además, informó que desde el año anterior duplicó la rentabilidad de la mina sonorense: en 2014 sacaba 1.16 gramos de oro por tonelada extraída y en 2015 lo incrementó a 3.17 gramos. El grupo aseveró que cuenta con 17.3 millones de dólares en efectivo, resultado de la producción de 33 mil 434 onzas de oro entre el primero de enero y el 31 de marzo. En una entrevista televisiva un día después del robo, el director del grupo, Rob McEwen, se sorprendió de la incursión del grupo armado en el complejo minero. Explicó: “Los cárteles están activos ahí. En general tenemos buenas relaciones con ellos”. Precisó a su entrevistador: “Si queremos ir a explotar a algún lado, les preguntamos y nos dicen: ‘No, pero regresen en un par de semanas y terminamos lo que estamos haciendo’”. Cinco días después, el 13 de abril, el mismo McEwen publicó un comunicado para disculparse del “malentendido” que habían generado sus declaraciones y precisó que en realidad no hablaba de los cárteles, sino de “los ejidatarios y las comunidades impactadas”, con los que el grupo tiene buenas relaciones como “buen vecino y minero responsable”. “El uso de las palabras ‘buenas relaciones’ fue un descuido y creó la impresión totalmente falsa entre los medios mexicanos de que teníamos contacto regular con elementos criminales en su sociedad”, añadió en su boletín. Sin embargo, durante la entrevista nunca mencionó ni a los ejidatarios ni a las comunidades.

Comentarios