Corrupción, principal amenaza para negocios en México: CEOS's

martes, 19 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La corrupción, la creciente inestabilidad social y la mayor carga tributaria constituyen las principales amenazas para los negocios en el país, reveló la sexta encuesta de CEO en México de la consultora PwC. Además, la mayoría de los empresarios no confía en el gobierno de Enrique Peña Nieto, quien junto con el primer círculo de su gabinete se ha visto involucrado en casos polémicos relacionados con sus propiedades. De los 144 directivos en México consultados por la firma, 83% se dijo “preocupado” o “muy preocupado” por la corrupción, los nuevos impuestos y la situación de inestabilidad social a raíz de hechos como la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, así como la violencia en diferentes estados del país. De acuerdo con la encuesta, en un año la percepción sobre la corrupción incrementó, ya que en 2014 siete de cada 10 empresarios consultados consideró este tema como motivo de preocupación; mientras que 8.3 de cada 10 mostró inquietud por este fenómeno en este 2015. Esto no es todo, México es el único país de la muestra levantada por Pricewaterhouse Coopers (PwC) en donde a los CEO les preocupan los actos de soborno y corrupción, mientras que a nivel global, y en economías como Brasil, Alemania y Estados Unidos, está preocupación ha cedido. Y el gobierno no es el principal aliado para hacer negocios. Los directivos establecidos en el país reportan una menor efectividad del gobierno en infraestructura digital y física, así como en el sistema fiscal. Los números que arroja la encuesta son los siguientes: 95% piensa que el actual gobierno es incapaz de crear un sistema impositivo eficaz y competitivo; más de 90% dijo que el gobierno no ha sido efectivo en desarrollar un ecosistema de innovación y tampoco en reducir el cambio climático. Mientras que ocho de cada 10 empresarios piensa que el gobierno ha fracasado en generar una fuerza laboral capacitada y flexible, así como mantener la salud y bienestar de los trabajadores; ni de mantener una infraestructura digital adecuada. En palabras de José Antonio Quesada, socio líder de clientes y mercados de la firma auditora, “antes no se consideraba la inestabilidad social; sin embargo, los sucesos de violencia en Guerrero y Michoacán y las elecciones del próximo junio pasaron a ser los principales temas”. En rueda de prensa precisó: “Yo lo veo como algo muy propio de los tiempos que estamos viviendo, es un año de elecciones, es un año que les preocupa a los empresarios sobre cómo se enfrentarán estos retos. Hay incertidumbre para después de las elecciones, y por eso esos temas se pusieron en la mente de los CEO. Todos confiamos en que después del periodo electoral esto disminuya en los distintos estados”. Entre la incertidumbre y el optimismo Según la sexta encuesta, el 2014 fue el año de una dramática caída en los precios del petróleo, así como de una serie de factores geopolíticos que ha dejado un campo de preguntas abiertas. A escala global, la mayoría de las preocupaciones de los directivos se enfocan en los entornos macroeconómico y político. Mientras que los tres problemas principales que detectaron en el mundo fueron la sobrerregulación, la falta de mano de obra calificada y un posible aumento de la carga tributaria. La presente edición también reveló que muchos directivos desplazaron sus expectativas de crecimiento de China a Estados Unidos. A pesar de la desaceleración de la economía del gigante asiático, entre el año pasado y el actual, el interés en México por China se duplicó. A los empresarios en México también les entusiasma el avance favorable de la economía estadunidense, al tiempo que se enfría la euforia vivida hace un par de años por Brasil, de quien empiezan a tomar distancia. PwC concluyó: “El entorno que afrontan las empresas no será sencillo, pero en PwC estamos optimistas y convencidos de que serán evidentes las mejoras en los pronósticos de crecimiento y desarrollo para el mundo empresarial mexicano. En general se tienen grandes expectativas: los CEO en México elevaron su grado de confianza ante la aprobación e implementación de reformas en sectores clave de la economía nacional”.  

Comentarios