Por tercera vez en el año, Banxico reduce pronóstico de crecimiento

martes, 19 de mayo de 2015
MÉXICO, D. F. (apro).- En este año, la economía nacional apenas podrá crecer entre 2% y 3% y en 2016 el rango previsible del crecimiento del PIB es de 2.5% y 3.5%, informó hoy el Banco de México. Con el aviso de hoy, es la tercera ocasión consecutiva en que el Banxico ajusta a la baja su estimado de crecimiento económico y la segunda para el caso de año próximo. En noviembre pasado, en el informe sobre el desempeño de la inflación correspondiente al tercer trimestre de 2014, el Banco de México preveía que la economía nacional crecería entre un 3% y un 4% en 2015. Luego, en febrero pasado, al presentar el informe de inflación del cuarto trimestre de 2014, Banxico redujo su previsión de crecimiento de este año a entre 2.5% y 3.5%. Y estableció que para 2016 la economía podría crecer entre 2.9% y 3.9% Y este martes, durante la presentación del informe de inflación correspondiente al primer trimestre de 2015, de plano el banco central se vio pesimista: En este año la economía podría crecer apenas entre 2% y 3%, y en el próximo entre 2.5% y 3.5%. En suma, de una proyección inicial de crecimiento económico de entre 3% y 4%, el Banco de México pasó a una de entre 2% y 3% para 2015, la cual queda definitivamente fuera del rango que aún mantiene la Secretaría de Hacienda, desde noviembre pasado, de entre 3.2% y 4.2%. Para 2016, mientras Hacienda conserva su estimado de 3.3% a 4.3%, el Banco de México bajó hoy el suyo a un rango de entre 2.5% y 3.5%. Este jueves 21, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dará a conocer el dato definitivo sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el primer trimestre de este año. Y es previsible que, como ha sucedido en los dos últimos años, ese mismo día la Secretaría de Hacienda rectifique y dé a conocer sus nuevas previsiones para éste y el próximo años, en materia de crecimiento económico. Las razones que dieron pie al Banco de México para revisar a la baja sus estimados de crecimiento económico fueron un mayor debilitamiento de la actividad económica de Estados Unidos, la continua y creciente volatilidad de los mercados financieros –ante la inminente alza en las tasas de interés en aquel país–, la caída en la producción nacional de petróleo, la debilidad de la confianza de consumidores y empresas y una muy magra participación del gasto público en el impulso a la economía. Pero el Banco de México no sólo ajustó a la baja sus previsiones de crecimiento económico, sino que –otra vez, pero ahora con mayor contundencia–, le “leyó la cartilla” a la Secretaría de Hacienda y en general al gobierno federal, a quienes prácticamente les hizo un llamado a “ponerse las pilas”. Al final de su intervención –en la presentación del informe sobre la inflación, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, no se anduvo por las ramas. Pese a su habitual tono terso, nada que indicara confrontación, puso el dedo en la llaga sobre lo que no están haciendo bien Hacienda y el gobierno federal: –“Es muy importante que sobre todo ante un entorno internacional complejo, reforcemos nuestras fuerzas internas de crecimiento y mantengamos sólidos los fundamentos macroeconómicos”. –“Es muy importante –y esto hay que subrayarlo– que las reformas estructurales se implementen de manera oportuna y eficaz, porque esto es fundamental sobre todo para aumentar el PIB potencial desde un punto de vista estructural pero también institucional a nivel país”. –“Es importante e ineludible mejorar el estado de derecho y la seguridad, incluyendo la jurídica, para generar un entorno favorable para el crecimiento”. –“Ante este entorno internacional complejo, es muy importante consolidar la solidez de nuestro marco macroeconómico; en particular es esencial mantener finanzas públicas sanas”. –“Y, precisamente, mantener las finanzas públicas sanas es muy importante porque nos estamos moviendo en un entorno en el cual, a medida en que aumenten las tasas de interés en Estados Unidos, vamos a estar en un entorno de mayor astringencia financiera a nivel mundial y, por lo mismo, mientras haya menores requerimientos de financiamiento por parte del gobierno eso nos dará mejores perspectivas para que las tasas de interés se mantengan relativamente bajas y estables, y eso ayude a que tengamos un mejor desempeño de la inversión y del consumo, en un entorno de estabilidad también del sector externo”. –“Este tema de reforzar el marco macroeconómico es toral, en particular sobre las finanzas públicas, de tal forma que la deuda pública como proporción del PIB se estabilice y retome una trayectoria descendente”. Todo eso dijo Carstens como una “reflexión final” en la presentación del informe sobre la inflación. Pero en el propio informe también critica elípticamente: –“No puede descartarse que en el futuro se presente un nuevo incremento en la volatilidad en los mercados internacionales y que ello tenga efectos adicionales sobre la cotización de la moneda nacional”. –“Ante esta posibilidad, resalta la importancia de continuar fortaleciendo el marco macroeconómico en nuestro país. En particular, se requiere consolidar el proceso de ajuste al gasto público anunciado por el gobierno federal, que se estabilice la razón de deuda pública sobre PIB y que lo antes posible comience a reducirse dicha razón, de manera que las finanzas públicas no se conviertan en una fuente de vulnerabilidad y que faciliten el ajuste a condiciones más astringentes en los mercados financieros internacionales”. Y el remate: Aun cuando la revisión al gasto público –“presupuesto base cero”– anunciada por el gobierno “es necesaria para eliminar duplicidades, mejorar su eficiencia y facilitar el proceso de consolidación fiscal ya mencionado, es fundamental que este ejercicio abra espacio para privilegiar el gasto en inversión y en programas con una alta rentabilidad social. “Ello, con el fin de contribuir a elevar el crecimiento económico sostenido del país, a mantener un entorno de inflación baja y, como propósito de todo lo anterior, a procurar un mayor bienestar para la población”.

Comentarios