Continuará volatilidad del peso, pronostica Banamex

viernes, 21 de agosto de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La volatilidad, junto con la incertidumbre y la constante depreciación del peso frente al dólar, continuarán firmes hasta que la Reserva Federal (Fed) se decida a incrementar las tasas de interés en Estados Unidos, alerta Joel Virgen, subdirector de análisis macroeconómico y de mercados de Banamex. En entrevista con Apro, luego de que este viernes el dólar se cotizó en casi 17.30 pesos en ventanillas bancarias y en 16.91 unidades a nivel interbancario, el especialista asegura que ven mucho más presión antes de ese movimiento que posterior a él. “Las primas de riesgo se reducirán, porque después de que suban las tasas veremos además un mensaje de la Fed sobre qué va a hacer en el futuro”, dice. Virgen precisa que las monedas se han debilitado no sólo por la incertidumbre sobre el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos, sino por la magnitud y el mensaje que enviará la Fed en los siguientes movimientos. “Cuando la Reserva Federal desarrolle ese primer movimiento, parte de esa incertidumbre, que se ha traducido en una prima de riesgo, se puede desahogar al descomprimirse parcialmente y ayudar a que las monedas tomen un respiro”. En lo que va del año el peso acumula una depreciación de más de 10%, sin embargo, aún puede perder más valor frente a la moneda estadunidense por factores como la caída de los precios del petróleo (hoy la mezcla mexicana tocó un mínimo histórico de 36. 24 dólares por barril), así como por la desaceleración económica en China y la incertidumbre financiera en Europa. Según el exfuncionario del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el corto plazo se mantendrá un tipo de cambio equivalente a los 16.50 pesos por dólar, no obstante, reconoce los riesgos derivados de la volatilidad. “Nosotros desde hace un par de semanas teníamos una estimación de corto plazo de 16.50 pesos por dólar promedio. Veíamos que el tipo de cambio podría fluctuar de ese nivel. Los niveles actuales no nos sorprenden si, además, la volatilidad cada día ha sido de 20 a 30 centavos en los últimos meses”. Añade: “Nuestras cotizaciones que estamos viendo a nivel local entran dentro de ese rango por la volatilidad que ha venido mostrando el peso. Seguimos en eso, pero reconociendo que hay una volatilidad importante en esos niveles”. Suficientes, subastas del Banxico: Banamex Si bien el Banco de México (Banxico) ha tenido que activar su mecanismo de subastas de 200 millones de dólares cada vez que el peso se devalúa más de 1%, además de los 200 millones inyectados diariamente, la moneda no para su racha negativa. Al respecto, se le pregunta a Joel Virgen si las medidas instrumentadas por el Banco de México son suficientes. El especialista responde: “Las subastas realizadas por el Banco de México son suficientes, y la principal razón por la que se implementaron los mecanismos tiene que ver con un tema preventivo. Lo que se está tratando de evitar es que se presente un funcionamiento desordenado de los mercados”. Hasta ahora, insiste, se ha evitado que el mercado cambiario tenga bajo volumen o baja liquidez o que alguien esté buscando realizar transacciones con sus divisas y no esté encontrando una contrapartida. Eso no se ha dado. Sostiene: “Están funcionando las medidas… La autoridad está actuando de manera preventiva porque sabe que cuando hemos tenido procesos de debilitamiento en el peso, la probabilidad de comenzar a ver procesos desordenados aumenta”. El doctor en economía por la Universidad York en Inglaterra destaca que la apreciación del dólar se da de manera generalizada por diversas razones, entre ellas, las divergencias entre realidades macroeconómicas y las políticas monetarias entre Estados Unidos y el resto de las economías del mundo. La Fed está por iniciar un alza en las tasas de interés, mientras otros ejes de crecimiento como Japón o Europa emprenden relajamientos monetarios, en general bastante ambiciosos, y van en sentido contrario a la Unión Americana. Además, apunta, también tienen que ver los riesgos geopolíticos y que Estados Unidos es el principal refugio de valor. Ejemplifica con el recrudecimiento de la crisis griega hace más de un mes, así como revalorización de los activos en los mercados financieros y el fortalecimiento del dólar. En un clima de materias primas, dice, un tercer factor es el crecimiento de las economías emergentes, que se han reducido junto con otros factores. “Es el clima perfecto para el fortalecimiento del dólar en contrapartida del debilitamiento de las monedas emergentes”, subraya. Y, en efecto, desde que inició el año el peso mexicano se depreció más de 10% frente al dólar, mientras que el real brasileño lleva pérdidas superiores a 33%, el peso colombiano ha retrocedido cerca de 25% y la lira turca se desplomó más de 20%. El factor China también pega De acuerdo con el especialista de Banamex, en China hay una desaceleración por debajo de la anticipada. El gobierno del país asiático, detalla, está tratando de reorientar su economía y hacerla más dependiente de motores internos, así como abrir más su mercado y que esté menos controlado. Esta exposición a mayores influencias directas de mercado, explica Virgen, han provocado las caídas bursátiles y la devaluación del yuan. “La historia de China es un cambio estructural que ha tenido como reflejo una desaceleración más marcada de lo que anticipábamos”, sostiene. --¿Y esa situación cómo pega al peso? –se le pregunta. -- El impacto con México es que a medida que China crezca menos, la percepción por materias primas se reduce, y recordemos que el petróleo es una de ellas y ha tenido un efecto sobre el peso de manera indirecta. Así de vulnerable está el peso, y mientras la Fed no suba sus tasas y dé certidumbre a los mercados, la depreciación puede profundizarse por cualquier evento en la economía internacional, finaliza.