CCE llama a gobierno de Peña a 'replantear” relación con EU

lunes, 17 de octubre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La cúpula empresarial del país hizo un llamado al gobierno a “replantear y recomponer” en gran medida la relación con Estados Unidos, gane quien gane en la próxima elección presidencial. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) mostró su preocupación por la incertidumbre y las amenazas que ha dejado la carrera presidencial estadunidense para México, en particular, las promesas de Donald Trump, quien ha prometido cerrar la frontera y el comercio, así como  expulsar a migrantes mexicanos. Al dar su mensaje semanal, el organismo presidido por Juan Pablo Castañón señaló que “las elecciones, por la forma en que se dieron, los temas debatidos, las promesas y demandas que proliferaron en las agendas y la retórica, y en particular lo relativo a la relación con México, perfilan grandes retos que deberemos encarar en lo sucesivo, como prioridad estratégica de nuestro país”. De hecho, aseguró que asistimos a la recta final de uno de los procesos electorales más polémicos y sui géneris de la historia reciente de los Estados Unidos y su relación con nuestro país, “el cual ha generado una gran incertidumbre y recurrente inestabilidad en los mercados financieros”. El líder empresarial explicó que es probable que la gran volatilidad ceda un poco cuando se defina la elección. Pero lo que sí es seguro, advirtió, es que de ninguna forma desaparecerá, pues existen muchos frentes abiertos aún que generan interrogantes y nerviosismo, gane quien gane la elección de los Estados Unidos. “Hay riesgos reales que no podemos menospreciar, ante los cuales debemos tomar previsiones y precauciones; estar preparados, aunque afortunadamente las tendencias no apuntan hacia los escenarios más adversos”, soltó el CCE. Gane quien gane, necesario “plan B” El sector empresarial dijo que el riesgo en una relación estratégica -la más delicada y compleja que tiene México y en gran medida también los Estados  Unidos-- donde podría pesar mucho más que como hasta ahora la desconfianza y la cerrazón, es el grado que ha alcanzado la interdependencia bilateral, que nos genera competitividad compartida. Por eso, sugirió, una planeación estratégica con prioridades claras, desafíos a superar y acciones a realizar en cuanto a la relación con Estados Unidos, incluyendo “un plan B” para escenarios como el que generaría una mayor inclinación de parte de ellos hacia el proteccionismo y la implementación de medidas unilaterales. “Aún con el eventual triunfo de Hillary Clinton, no puede desdeñarse el peso de las millones de personas que apoyan a su adversario, y a los cuales también deberá gobernar y tomar en cuenta, para ir subsanando la gran división que se aprecia en la sociedad estadounidense”, dejó claro Castañón. Fue más allá: “No olvidemos que ella y muchos demócratas, al igual que partidarios de Trump, han manifestado serios reparos a la ratificación del TPP y al TLCAN.   México debe tomar iniciativa El CCE afirmó que en todo caso, México debería tomar la iniciativa y proponer al próximo gobierno estadunidense una agenda bilateral robusta, visionaria e integral, que abra una nueva era en la relación. La realidad obliga a ambos a situar a la contraparte y la interrelación en el status que le corresponde”. Bajo la visión del empresariado, la agenda bilateral necesariamente debe considerar cuatro prioridades elementales: por un lado economía, en segundo término seguridad, y en tercer y cuarto términos migrantes y la frontera. En materia de seguridad, detalló, México está luchando contra la delincuencia, asumiendo costos muy grandes y dolorosos por un problema que tiene causas y efectos binacionales. Sobre el ámbito de la migración, si bien el flujo de indocumentados mexicanos se ha reducido, persiste el problema de millones de familias que viven en una condición jurídica, económica y social precaria y, en muchos casos, trágica. En ese tema, el CCE recalcó: “México no puede evadir la responsabilidad de velar por los derechos humanos de sus connacionales donde quiera que se encuentren, al igual que asegurar las mismas garantías a quienes vienen al país o están en tránsito, como los migrantes centroamericanos. Hay que predicar con el ejemplo y promover en Estados Unidos una solución justa, racional y perdurable para nuestros paisanos”. Por el lado del Tratado de Libre Comercio (TLCAN ), el CCE reconoció que fue uno de los puntos de inflexión que a 23 años de su entrada en vigor, ha triplicado el comercio de los tres países miembros. Sin embargo, Juan Pablo Castañón consideró que es momento de llevarlo a una nueva fase de desarrollo. La implementación de todas sus cláusulas se completó en el 2008 y el contexto mundial ha cambiado dramáticamente. Por todo esto, la cúpula empresarial consideró necesario y urgente que México consolide una red de cabildeo en Estados Unidos, tanto a nivel federal como local. “Pero el reto no es sólo del gobierno federal, sino también de los legisladores, gobernadores, alcaldes y sobre todo de nosotros los empresarios, que debemos asumir un papel mucho más activo para concretar alianzas y coaliciones con nuestras contrapartes y encontrar las oportunidades de sinergias entre las empresas mexicanas, norteamericanas y canadienses y así estamos emprendiendo nuestra tarea para estos próximos meses”, sentenció.

Comentarios