Carrier aún podría trasladarse a Nuevo León: Turner

miércoles, 30 de noviembre de 2016
MONTERREY, NL (apro).- La intención del presidente electo estadunidense Donald Trump, de impedir que mil empleos de la empresa Carrier se instalen en la entidad no afectará a otros 150 proyectos industriales en el estado, con inversiones procedentes de EU, dio a conocer hoy el secretario de Desarrollo Económico y Trabajo, Fernando Turner Dávila. Actualmente, acotó, el gobierno de la entidad tiene unos 500 planes de inversión en cartera, de empresas procedentes de todo el mundo, de los cuales 200 ya están aprobados y los 300 restantes se encuentran en procesos de negociación que avanzan firmes. “De estos 300, más o menos la mitad procede de Estados Unidos. Y hasta ahorita ninguna ha dicho que no viene. Hay que ver que las empresas tienen que buscar instalaciones apropiadas, que les permitan mantener competitividad mundial, en un entorno completamente globalizado”, señaló en entrevista el funcionario estatal. “Las decisiones que las empresas toman para elegir los lugares para enraizarse corresponden exclusivamente a los hombres de negocios, y no a los gobiernos, que lo que deben hacer, dado el caso, es proporcionar condiciones para que las empresas no cierren y prosperen, como busca Nuevo León, que participa en la industria generando un ambiente de negocios saludable, sin molestar a los empresarios y liberándolos de la corrupción en sus procesos de apertura”, acotó. El titular de Desarrollo Económico auguró tiempos complicados para México, pero no por el “efecto Trump”, sino por políticas económicas del gobierno de Enrique Peña Nieto, que ha incrementado las tasas de interés y ha reducido el gasto, además de que ha restringido los créditos. Pero, no por ello, Nuevo León va a retener compañías “a lo Trump”, con prácticas deshonestas, sentenció. “Tenemos que seguir luchando, pero no a base de coerción a las empresas. No nos conviene comprar, entre comillas, empleos caros. No es buena política. Lo que él hace no es común. Va en contra de la práctica de los gobiernos”, dijo. Luego estimó que el republicano, pese a todo, no puede mantener estas prácticas a largo plazo, pues necesitaría replicar solicitudes similares a las que hizo a Carrier con cada una de las miles de firmas originarias de Estados Unidos. “Cuántos miles de empresas tiene Estados Unidos. Esto nos lleva a considerar si él va a tener tiempo de hablar con las que se quieran cambiar a China, Canadá o Europa. No se puede. Todas necesitan tener condiciones económicas apropiadas y las buscarán”, señaló. La firma de aires acondicionados y calentadores enfrenta condiciones laborales adversas en Indiana, por lo que podría verse afectada si se queda ahí, en lugar de desplazarse a México, como inicialmente planeaba. “Las empresas no van a prosperar en ese ambiente, y de una manera o de otra van a buscar sitios más propicios, como es Nuevo León. Aquí la fuerza de trabajo es extraordinariamente buena, aclarando que el estado no da subsidios indebidos, como es el caso de esta empresa Carrier, que necesita de ayuda. Pero, la verdad, nosotros no hicimos ningún ofrecimiento impropio, para no andar de picabuches para que se mudaran acá”, reveló. Pese a la controversia generada por Trump, por su interés de hacer que las empresas norteamericanas se queden en su territorio, aún no es seguro que la compañía no venga a Santa Catarina, pues hasta ahora lo que ha revelado la compañía es que conservará mil empleos en la ciudad de Indianápolis, por lo que no han dicho a dónde irán los mil 400 restantes, expuso Turner. Habrá que esperar a que el jueves la firma revele sus planes, pero las autoridades de Nuevo León “no andarán de metiches” buscando seducir a los empresarios con prácticas desleales, aclaró. El funcionario explicó que el pasado martes una firma procedente de Japón, productora de electrónicos del ramo automotriz, acordó instalarse en Nuevo León, con una inversión de 50 millones de dólares, para abrir unas 250 plazas laborales. La empresa, cuyo nombre mantiene en reserva para que sea ella la que haga su propia presentación, está buscando un lugar en Monterrey para erigir sus naves de producción, junto con un centro de desarrollo tecnológico, lo que ocasionará el surgimiento de empleos de calidad y bien pagados, que son los que busca la entidad. Carrier es sólo una de las más de 2 mil empresas estadunidenses que actualmente se encuentran instaladas en Nuevo León, junto con otras 100 japonesas y 70 surcoreanas, entre otras procedentes de numerosos países del orbe, por lo que el gobierno estatal mantiene sus promociones para traer mercados del norte de América, Asia, Europa y, prácticamente, cualquier país que manifieste interés serio por venir. Luego de la gira reciente de Jaime Rodríguez Calderón y Fernando Turner Dávila a Asia, hubo un interés de unas 12 empresas de Corea del Sur de traer inversiones en 2017 hasta por 500 millones de dólares. Hubo también recorridos por China, en la misma misión comercial, tras la cual inversionistas presentaron interesantes propuestas para instalarse en los parques industriales nuevoleoneses. Las negociaciones con la armadora de automóviles KIA, que este año abrió sus puertas en el municipio de Pesquería, permitieron que otras firmas asiáticas se asomaran a la entidad, donde han encontrado condiciones muy competitivas para su instalación y funcionamiento, señaló el funcionario estatal. Nuevo León exporta al mundo principalmente productos automotrices y de línea blanca, como lavadoras y hornos de microondas, entre muchos otros bienes. Carrier, un símbolo de EU Al hacer un análisis del interés de Donald Trump de mantener en Estados Unidos a la empresa Carrier, Turner consideró que esa firma es una especie de ícono industrial de la Unión Americana, pues además de que el vicepresidente electo Mike Pence fue gobernador de Indiana, el estado forma parte de una zona industrial tradicional, conocida como el “cinturón de óxido”. “No es casualidad que Carrier nos haya elegido, porque Nuevo León tiene tecnología, técnicos, una cadena de suministros muy desarrollada, de muchas industrias. Veo en esta polémica un símbolo, porque esta zona donde está enclavada la empresa es de industria antigua, que se mantiene a flote pero que enfrenta muchos impedimentos para la competitividad”, consideró. La empresa buscaba emigrar porque las plantas son antiguas, y las edades de los obreros son elevadas, además de que los sindicatos ahí son muy estrictos y la vida se ha encarecido en la zona. Sin embargo, Trump negoció con los directivos de una manera que aún no ha sido revelada y, de alguna forma, consiguió convencerlos de que dejaran ahí mil plazas laborales, estimó Turner. Sin embargo la empresa, filial de Union Technologies, ya conoce el potencial y las bondades de trabajar en Nuevo León, pues la planta en Santa Catarina tiene abierta 40 años, con más de 2 mil trabajadores, reseñó el encargado del desarrollo económico del estado. Socialmente, acotó, la firma es muy apreciada en la entidad, por lo que cree que pronto encontrará un equilibrio para cumplir políticamente con su virtual presidente y para encontrar áreas competitivas, con las que hay aquí, para continuar desarrollándose. Por último aclaró que independientemente de las polémicas que ha generado el acercamiento de Trump con Carrier, no hay anuncios de que la instalación que ya existe aquí vaya a ser clausurada. El modelo de negocios de la entidad ha funcionado, aclaró Turner, pues la inversión extranjera directa ha crecido en 2016 el doble que durante el año pasado. Actualmente, puntualizó, el nivel de desempleo local está abajo de 4%, el más bajo en los últimos 20 años, además de que se ha observado este año un inédito repunte de 1.5% en el incremento de los salarios, cuando durante todo el sexenio pasado se registró el mismo índice, pero en reducción.

Comentarios