Filial de Grupo Lodemo anuncia nueva Terminal de Fluidos en Puerto Progreso

jueves, 1 de diciembre de 2016
MÉRIDA, Yuc. (apro).- Filial de Grupo Lodemo, el corporativo de Emilio Loret de Mola Gómory, uno de los zares de las gasolineras en México, Hidrocarburos del Sureste SA (Hidrosur) anunció la construcción de su Terminal de Fluidos en Puerto Progreso, la primera en su tipo de capital privado en el país. El proyecto costará 40 millones de dólares y se planea que entre en operaciones a principios de 2018. Generará aproximadamente 200 empleos. Su capacidad de almacenamiento será de 450 mil barriles o 70 millones de litros de combustibles -gasolina, diésel y turbosina-, que prevé una reserva de seguridad equivalente a nueve días, con los que, según la empresa, garantizará su abasto en la península aun ante eventuales contingencias. El anuncio y la presentación del proyecto estuvieron a cargo de Víctor Cicero Alonzo, vocero del corporativo Lodemo, en el marco del XXV Congreso Latinoamericano de Puertos Mérida-México 2016, que inauguró ayer aquí el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza. Dicho proyecto fue licitado y adjudicado al corporativo de Loret de Mola en 2007, en el sexenio de Felipe Calderón, pero se fue a litigio. El año pasado le fue ratificada la adjudicación. El de Progreso es uno de los principales puertos del país y con la terminal de fluidos operará siete terminales: una turística, dos de usos múltiples, una especializada en contenedores, una de productos agrícolas y otra en materiales de construcción. En su momento, el proyecto para la terminal de fluidos fue cuestionado pues sus detractores aseguraban que la intención era beneficiar a los zares gasolineros, como también se hizo en los sexenios panistas con la familia Mouriño. Y es que, para privilegiar este proyecto, Petróleos Mexicanos (Pemex) canceló la construcción de un ducto a Cancún que tenía proyectado para abaratar el traslado de combustibles a esa capital, uno de los principales consumidores de gasolinas y turbosina de la región. El aeropuerto de aquella ciudad quintanarroense, con un flujo de 19.5 millones de viajeros al año, registra el mayor movimiento de vuelos después del de la Ciudad de México. Desde Progreso se moviliza a la región un promedio anual de dos millones de toneladas de derivados del petróleo, por lo que los concesionarios de la nueva terminal no descartan la posibilidad de construir ese ducto de Yucatán a Quintana Roo. Según el proyecto, la planta estará dotada de la tecnología para monitorear la calidad del combustible y verificar que su procedencia sea lícita. Además, podrá hacer mezclas para ofertar productos diferenciados y, dada su ubicación estratégica, también podría en algún momento importar el energético desde refinerías de la costa del Golfo de los Estados Unidos para hacer los precios más competitivos.