Peso cierra sin cambios tras alza de la tasa de Banxico

jueves, 15 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— Después de que el Banco de México (Banxico) decidiera incrementar la Tasa de Interés Interbancaria de referencia hasta 5.75%, el peso cerró sin cambios frente al dólar, en la jornada de este jueves. En ventanillas bancarias, el billete verde se cotizó en 20.70 unidades; mientras que al mayoreo, la moneda estadounidense se ofertó en 20.30 pesos, es decir, el mismo nivel que el pasado miércoles, día en que la Reserva Federal estadounidense también aumentó la tasa en 25 puntos base, para colocarla en un rango de 0.50% y el 0.75%. El mercado cambiario descontó el movimiento a esa variable monetaria y no hubo mayores movimientos. Este día, en su Anuncio de Política Monetaria, el Banxico reconoció que la volatilidad del peso se redujo en el último mes, sin embargo, prevalece la incertidumbre para la economía mexicana ante las acciones que tome el republicano Donald Trump en el tema comercial y migración. El banco central también previó un alza en la inflación en el 2017, provocado por el aumento en el salario mínimo, que fue superior a la inflación; además de la liberalización del precio de las gasolinas, así como por el tipo de cambio. Sin embargo, reconoció que desde la última decisión de política monetaria en México, la volatilidad en los mercados financieros nacionales mostró una marcada disminución, después del aumento registrado en los días inmediatos posteriores a la elección presidencial en Estados Unidos. En particular, precisó, la cotización de la moneda nacional presentó una ligera apreciación, a la vez que las tasas de interés para todos los plazos han permanecido relativamente estables. No obstante, el tipo de cambio y las tasas de interés continúan ubicándose en niveles más elevados que los observados antes de la mencionada elección presidencial. La Junta de Gobierno del Banxico aseguró que seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazo, en especial del traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios. También se mantendrá vigilante de la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, sin descuidar la evolución de la brecha del producto.