Labores domésticas y cuidados en casa equivalen a 24.2% del PIB en 2015: Inegi

viernes, 9 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— El trabajo no remunerado, como las labores domésticas y cuidados por parte de los integrantes de los hogares mexicanos, representó 24.2% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2015, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). No es poca cosa. Ese porcentaje representa 4.4 billones de pesos o una cuarta parte de lo que genera la economía mexicana, y la mayor parte fue trabajo generado por mujeres. Por si fuera poco, el valor generado por el trabajo no remunerado doméstico y de cuidados de los hogares como proporción del PIB del país, en 2015 fue superior al alcanzado por algunas actividades económicas como la industria manufacturera con 18.8% del PIB, el comercio, 17.5%), y los servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles, que representó 11.7% del PIB. De hecho, el trabajo de las mujeres supera y por mucho al de los hombres. Según el Inegi, el valor económico del trabajo doméstico y de cuidados de los varones que están casados o unidos y colaboran con labores domésticas y de cuidados fue equivalente a 19 mil 571 pesos; mientras que la aportación de las mujeres en la misma situación ascendió a 64 mil 031 pesos. Al dar a conocer la Cuenta Satélite del Trabajo no Remunerado de los Hogares en México, el organismo de estadística señaló que la mayor parte de las labores domésticas y de cuidados fueron realizadas por las mujeres, con 77.2% del tiempo que los hogares destinaron a estas actividades. Éste correspondió, a su vez, a 74.3% si se habla en términos del valor económico. Del total del trabajo no remunerado doméstico y el cuidado de los hogares, la actividad de proporcionar “cuidados y apoyo” a los integrantes del hogar representó 8.1% del PIB. Le siguió “alimentación” con 4.7%, la “limpieza y el mantenimiento a la vivienda” 4.1%, “compras y administración del hogar” 3.1%, “ayudar a otros hogares y trabajo voluntario” 2.5%, y por último la “limpieza y cuidado de la ropa y calzado”, con 1.7% restante. Aún más; del tiempo dedicado por los miembros de los hogares al trabajo no remunerado doméstico destaca el esfuerzo adicional que hacen para satisfacer sus necesidades. Por tipo de actividad o función desempeñada, en 2015 se observó que la “alimentación” absorbió el mayor número de horas,  seguido de las actividades de “Limpieza y mantenimiento a la vivienda”. Mientras, el tiempo dedicado a “cuidados y apoyo” ocupó 18.2% del tiempo de los hogares y generó la mayor cantidad de valor económico contribuyendo con 34.5% del valor. Al considerar el lugar de residencia, las personas que habitan en las áreas rurales aportaron un mayor valor económico por sus labores domésticas y de cuidados, con relación a las que viven en áreas urbanas. Finalmente, la carga total de trabajo de la economía, esto es el tiempo que las personas destinan a las principales actividades considerando tanto el trabajo de mercado como el no remunerado, en 2015 las mujeres tuvieron la mayor carga del trabajo con tres mil 53 millones de horas a la semana frente a dos mil 519 millones de horas de los hombres; es decir, por cada 10 horas de trabajo de las mujeres, los hombres realizan 8.3 horas. En este sentido, la responsabilidad de las labores domésticas y de cuidados recae principalmente sobre las mujeres, quienes destinaron a estas actividades 65.2% de su tiempo de trabajo total y solo 32.3 de cada 100 horas al trabajo de mercado, señaló el Inegi.