Discurso de Trump, falto a la verdad y con falacias: Guajardo

miércoles, 9 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).--El secretario de Economía (SE), Ildefonso Guajardo aseguró que el discurso del precandidato republicano para la presidencia de Estados Unidos Donald Trump es “falto a la verdad y con falacias”. Luego de participar en la toma de protesta del consejo directivo de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), el encargado de la política industrial del país soltó ante medios de comunicación: “Cuando un candidato no entiende que el comercio internacional no es un juego donde si alguien gana, alguien necesariamente tiene que perder, de entrada entiende mal el comercio internacional”. En días pasados, Trump criticó el déficit comercial que tiene la Unión Americana con México, por lo que el republicano propuso imponer aranceles a los productos procedentes de nuestro país. Ante esta declaración, Guajardo aseguró que “es un juego que da más que cero. En este sentido, el discurso está falto de verdad y con falacias". Aún más, el titular de la SE dijo que “alguien le tiene que explicar que los autos norteamericanos son competitivos internacionalmente gracias a que incorporan partes mexicanas“… Si se llega a tomar esta acción, aclaró Ildefonso Guajardo, EU venderá menos vehículos en el mundo y habrá “menos empleos para los trabajadores” del vecino país del norte, con quien México tiene más de 20 años como su principal socio económico. Peña se regodea en cifras alegres Durante la toma de protesta del consejo directivo presidido por Enrique Solana Sentíes, el presidente Enrique Peña Nieto lleno su discurso de cifras económicas “alegres” ante miembros de la cúpula empresarial, gobernadores, líderes sindicales y secretarios de estados presentes en el acto. En su turno al micrófono Peña aseguró que “con reformas estructurales, políticas públicas innovadoras y obras de infraestructura, hoy tenemos una plataforma más sólida para impulsar el crecimiento y el desarrollo del país; incluso, como aquí se ha dicho, en este complejo escenario de la economía mundial, que nos está tocando vivir”. Eso sí, para disimular las “cifras alegres” aclaró que son el resultado del trabajo de toda una sociedad, de sus emprendedores, de las mujeres y hombres que, en distintos espacios del quehacer social. Y la lista comenzó: “En primer lugar. La economía mexicana ha ido acelerando su ritmo de crecimiento. En 2013, el PIB creció 1.3 por ciento; en 2014, 2.3 por ciento, y en 2015, 2.5 por ciento. Esta tasa supera el desempeño de algunas economías más grandes que la nuestra”, señaló. Si bien no son la cifra o el nivel óptimo de crecimiento que quisiéramos tener, precisó, sí resulta relevante que en este contexto internacional y complejo que nos está tocando vivir, nuestra economía esté teniendo una ruta ascendente en el desempeño y en el crecimiento económico. Lo que no dijo es que en los más de tres años de su gobierno, las perspectivas de crecimiento bajan continuamente, acentuándose los riesgos como los magros resultados de la reforma energética, el desplome del petróleo y la debilidad instituciones y del Estado de Derecho. Habló también del crecimiento en el comercio y el sector turismo e inmediatamente presumió el crecimiento de empleos en el país, pese sus condiciones precarias como la elevada informalidad, donde se encuentran seis de cada 10 mexicanos; así como la creciente subocupación que en el último trimestre del 2015 se disparó. El mandatario se limitó a mencionar las cifras más recientes del Instituto Mexicano del Seguro Social y su comportamiento durante en febrero cuando se crearon 142 mil 291 puestos de trabajo formal. Inmediatamente se regodeó presumiendo que “es la mayor cifra, es el número más alto para un de mes de febrero desde que se tienen registros mensuales… De esta manera, el empleo formal creció en 3.8% a tasa anual, lo que confirma que la economía mexicana sigue su marcha. A Peña Nieto tampoco se le escapó la oportunidad de dar cuenta sobre la inflación que en febrero fue 2.87%, que “es la más baja para un mes de febrero, desde hace 46 años”, según el presidente. Eso sí, se le olvidó precisar que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) ya acumula tres meses consecutivos al alza, después de haber alcanzado niveles históricos. Y así continuó con los números relacionados con el consumo privado, que a su parecer “no sólo refleja un mayor poder adquisitivo, sino también la confianza de una familia o de una empresa en el presente y futuro de la economía del país”. Después llegó la cereza del pastel: “Todas estas cifras reflejan una realidad: que México goza de estabilidad y cuenta con un mercado interno cada vez más fuerte y en crecimiento”.

Comentarios