Ofrece la OCDE su apoyo para una transición "suave" tras Brexit

viernes, 24 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, reprochó al gobierno de Reino Unido la decisión de separarse de la UE, proceso conocido como Brexit, pues “eso no fue lo que recomendó” el organismo, lo cual tendrá “grandes consecuencias”. Unas horas después de que el Reino Unido decidiera dejar la Unión Europea (UE), el representante del “club de los países más ricos” del orbe señaló en un breve comunicado: “El voto de ayer sobre la membresía del Reino Unido en la Unión Europea tiene grandes consecuencias para el propio Reino Unido, para la Unión Europea y para la comunidad internacional. Aunque queda en el registro público que esto no fue lo que la OCDE recomendó, ahora debemos cambiar nuestro enfoque en trabajar con el resultado de este proceso democrático”. Señaló que la OCDE no escatimará esfuerzos en apoyar al gobierno de Reino Unido para que esta transición “sea tan suave como sea posible y poder continuar con la agenda económica y social del país”. El organismo internacional aseguró que también apoyará a la Unión Europea y a la comunidad internacional para enfrentar de la mejor forma las consecuencias de esta decisión y definir el camino hacia adelante. Pero el reproche no quedó ahí: “La OCDE considera que la apertura, la integración y la diversidad fortalece a nuestras economías y nuestras sociedades las hacen más justas. Finalmente por ello continuaremos apoyando el proyecto europeo al tiempo que reflexionamos sobre cómo fortalecer el bienestar y la inclusión, tanto entre países como globalmente”, sentenció. Para la calificadora Fitch Ratings, el Brexit “es negativo” en términos crediticios para la mayoría de los sectores del Reino Unido, debido a un crecimiento más débil en el mediano plazo y a las perspectivas de inversión e incertidumbre en relación con acuerdos comerciales futuros. La agencia apuntó que del mediano a largo plazo, acciones de calificación más generalizadas probablemente dependerán de factores como la duración del impacto sobre el Producto Interno Bruto, la magnitud de la depreciación de la libra esterlina y el efecto subsecuente en inflación, precios de activos, desempleo y tasas de interés. De hecho, Fitch advirtió que de no lograr acuerdos comerciales favorables, también sería significativamente negativo para algunos factores. “El estatus del Reino Unido como un centro bancario importante a nivel internacional podría perjudicarse a medida de que algunas líneas de negocio se desplazaran a la Unión Europea. Costos de importación más altos y presión sobre las exportaciones, a causa de imposiciones tarifarias potenciales, serían negativos para los corporativos en general”.

Comentarios