Sacuden al peso momentos de 'alta incertidumbre”, admite Meade

miércoles, 18 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El secretario de Hacienda José Antonio Meade reconoció que el peso enfrenta momentos de “alta incertidumbre” ante la política que asumirá el presidente electo estadunidense Donald Trump frente a México. Y razón no le falta, pues este día el peso tocó un nuevo mínimo histórico frente al dólar, después de que el billete verde se ofertó en bancos en 22.20 unidades. Al participar en la XI Conferencia Latinoamericana organizada por el Grupo Financiero Santander, el encargado de la política hacendaria del país mantuvo el optimismo en este día en que el peso registró un mínimo histórico a dos días de que Trump tome posesión de la presidencia en la Unión Americana. Ante inversionistas, banqueros y empresarios, Meade admitió: “La relación entre México y Estados Unidos es una relación que trasciende las administraciones y con factores económicos, comerciales, financieros y demográficos en paralelo. Si tomamos en cuenta los números y fundamentos de dicha relación, nos damos cuenta de que debemos seguir a través del diálogo impulsando prosperidad en ambos lados de la frontera”. El titular de la SHCP subrayó que “actualmente existe una amplia contribución de millones de mexicanos en el desarrollo económico de nuestro país y, a la par, en Estados Unidos, donde nuestros connacionales participan en todos los sectores económicos elevando la productividad de ambas regiones”. Luego agregó que México es el primer o segundo socio comercial de 29 de los 50 estados de la Unión Americana, además de que los mexicanos contribuyen con cerca de 8% del PIB estadunidense. No sólo eso, argumentó que todos los días un millón de personas y 370 mil vehículos cruzan legalmente la frontera norte. Sin embargo, Meade presumió: “La economía mexicana cuenta con fundamentos macroeconómicos sólidos para enfrentar los retos inmediatos que derivan de un entorno complejo y volátil a nivel mundial, caracterizado por un bajo crecimiento económico y por diversos factores geopolíticos”. En otras palabras, el secretario de Hacienda hizo apología sobre las decisiones económicas del presidente Enrique Peña Nieto al señalar que “el país está preparado para continuar y fortalecer la relación económica con el nuevo gobierno de Estados Unidos en todos sus ámbitos”. De hecho, justificó que tanto la reforma energética, educativa, laboral, financiera, de telecomunicaciones y anticorrupción son elementos que le permiten a nuestro país ser una región atractiva para la inversión foránea. No obstante, las previsiones de crecimiento económico del país dibujan un panorama poco alentador para la parte final del sexenio de Peña: México no crecerá más del 2%. Aún más, ni siquiera alcanzará el “crecimiento inercial” de 3.5% que la SHCP planteó sin la implementación de las reformas estructurales. Mucho menos el 5% que previó Peña Nieto con la aprobación y la puesta en marcha de las llamadas “reformas estructurales”.

Comentarios