Remesas, 'salvavidas” económico para México ante desastres naturales: Banco Mundial

martes, 3 de octubre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Después del par de sismos ocurridos durante septiembre en el país, además de las constantes inundaciones provocadas por los huracanes, las remesas representan “un salvavidas” económico para México, aseguró el Banco Mundial (BM). Al dar a conocer la Reseña Sobre Migración y Desarrollo, el autor principal del informe y director de la Asociación Mundial de Conocimientos sobre Migración y Desarrollo (KNOMAD), Dilip Ratha sentenció: “Las remesas son un salvavidas para los países en desarrollo, especialmente luego de desastres naturales, como los recientes terremotos ocurridos en México y las tormentas que devastaron el Caribe”. De acuerdo con el especialista, es imprescindible que la comunidad mundial reduzca los costos de las remesas mediante la eliminación de los contratos de exclusividad, en especial en los países de ingreso alto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). También, aseguró, hay una necesidad imperiosa de hacer frente a las medidas de eliminación del riesgo de los bancos internacionales. El reporte explica que el crecimiento económico y la recuperación del mercado laboral de Estados Unidos están teniendo un impacto positivo en las perspectivas de los flujos de remesas a México, que este año recibirá una cifra récord de 31 mil millones de dólares. De hecho, México se encuentra entre las cinco primeras economías a escala mundial con mayor entrada de remesas. En primer lugar está India con flujos previstos para el 2017 que ascienden a un total de 65 mil millones de dólares; le sigue China con 61 mil millones; en el tercer lugar está Filipinas con 33 mil millones; en el cuarto, México con un récord de 31 mil millones de dólares; mientras que el quinto lugar lo ocupa Nigeria con 22 mil millones. Advierte monopolio en transferencias A escala mundial, la recuperación de los flujos de remesas está impulsada por un crecimiento relativamente más sólido de la Unión Europea, la Federación de Rusia y Estados Unidos. En consecuencia, explicó el Banco Mundial, es probable que las regiones que muestren el mayor crecimiento de los flujos de remesas este año sean África al sur del Sahara, Europa y Asia central, así como América Latina y el Caribe. “En los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), el ajuste fiscal generado por la baja en los precios del petróleo y las políticas que desalientan la contratación de trabajadores extranjeros harán reducir los flujos de remesas a Asia oriental y meridional”, precisó. El BM estimó que las remesas a los países en desarrollo crecerán 4.8% y alcanzarán los 450 mil millones de dólares en 2017. En tanto que las remesas mundiales, que incluyen los flujos destinados a países de ingreso alto, experimentarán un crecimiento de 3.9% y ascenderán a 596 mil millones. El organismo internacional advirtió sobre el alto costo que significa el traspaso de remesas, el cual asciende a 200 dólares promedio. Por un lado, explicó, las asociaciones exclusivas entre los sistemas nacionales de correo y un único operador de transferencias de dinero, que sofocan la competencia de mercado y permiten que los operadores aumenten los cargos de las remesas. Además, las medidas de eliminación del riesgo que adoptan los bancos comerciales, que cierran las cuentas bancarias de los operadores de transferencias de dinero para cumplir con la elevada carga regulatoria orientada a reducir el lavado de dinero y los delitos financieros.

Comentarios