En todo México hay rezagos en materia de inclusión financiera: Carstens

viernes, 17 de noviembre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, reconoció este viernes los rezagos existentes en materia de inclusión financiera a lo largo y ancho de todo el país. “Lamentablemente saltan a la vista los rezagos en conectividad que aún tenemos. Según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones, a nivel nacional tenemos poco más de 49 conexiones de banda ancha fija por cada cien hogares; sin embargo, ese promedio es engañoso”, resaltó durante su participación en la cátedra de inclusión financiera que lleva su nombre. El encargado de la política monetaria precisó que mientras en la Ciudad de México existen 94.9 conexiones de banda ancha, en Chiapas sólo hay 16 conexiones por cada cien hogares. “La misma desigualdad es abrumadora en el caso de líneas de telefonía celular por cada cien hogares. El promedio nacional es de 90 líneas; en la Ciudad de México hay 125 líneas por cada cien hogares, pero en Oaxaca sólo hay menos de la mitad: 54 líneas de telefonía celular por cada cien hogares”, dijo ante el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade. “Es evidente que estamos aquí, como país, ante un gran reto en materia de infraestructura para la conectividad”, alertó el futuro presidente del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés). Agustín Carstens fue más allá al reconocer que tal vez no hemos sabido mostrar convincentemente los beneficios de la inclusión financiera a esos grupos de la población; o quizá desde el punto de vista de la oferta de los servicios financieros y de nosotros mismos como autoridades. “Hemos partido de un supuesto erróneo sobre el comportamiento de los agentes económicos”, subrayó. Para el gobernador del Banxico, la inclusión financiera descansa en cuatro pilares, el primero de los cuales es el acceso, que se refiere a todos aquellos puntos –físicos o virtuales– que permiten un contacto viable entre el público y las instituciones e intermediarios financieros. En segundo lugar está la demanda y la utilización efectiva de los servicios financieros, y el tercero tiene que ver con la protección del usuario de los servicios financieros. Este punto tiene que ver con que el consumidor obtenga un trato justo, para lo cual, dijo, todos sabemos que es crucial la transparencia y todo lo que colabore a eliminar o reducir la información asimétrica. El cuarto pilar, agregó, incluye a la educación financiera, es decir, la adquisición por parte del público de las habilidades, destrezas y conocimientos que contribuyan eficazmente a la toma de decisiones financieras que maximicen su bienestar.

Comentarios