Cofece rechaza alianza entre Sanofi y Boehringer en el sector de la salud animal

lunes, 10 de abril de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Pleno de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) rechazó la alianza entre Sanofi y Boehringer Ingelheim International en el sector de la salud animal, pues de realizarse en los términos presentados originalmente, apuntó, se pondría en riesgo el proceso de competencia y libre concurrencia en cinco mercados de vacunas para animales en México. Sanofi es una sociedad que participa en la investigación, desarrollo, fabricación y venta de productos para la salud, a través de tres segmentos de negocio: farmacéutica, vacunas humanas y salud animal. Boehringer, por su parte, participa en el desarrollo, fabricación, distribución y comercialización de productos farmacéuticos de prescripción, OTC (Over The Counter), bio-farmacéuticos y productos de salud animal. En un comunicado, el organismo precisó que la concentración presentada consiste en la adquisición del negocio de salud animal que Sanofi opera en México, por parte de Boehringer, transacción que se enmarca en un movimiento internacional que celebran ambas empresas. Destacó que en dicha operación encontró que ambas empresas coinciden en la comercialización de diversos medicamentos y vacunas indicados para aves de corral, cerdos, bovinos, caprinos y ovinos, entre otros. En lo particular, precisó, se observó que la operación implicaba que en cinco mercados de vacunas –cuatro relacionados con enfermedades de las aves y uno con padecimientos de cerdos– Boehringer obtendría elevadas participaciones en el mercado y habría riesgos al proceso de competencia. De acuerdo con el comunicado, adicionalmente se identificó que el desarrollo de nuevas vacunas es una restricción importante para que un laboratorio crezca o se consolide en el mercado, así como una barrera a la entrada; es decir, los competidores actuales y potenciales tendrían que invertir montos considerables en el desarrollo de nuevas vacunas antes de poder competir. En este sentido, destacó que la operación originalmente planteada por las partes tendría efectos negativos en los cinco mercados –que implican riesgos a la competencia–, entre los cuales detalló que con la salida de Sanofi, Boehringer perdería la presión competitiva que actualmente ayuda a disciplinar sus precios, además de que este último ente consolidaría su participación de mercado respecto al resto de sus competidores. Ambas circunstancias podrían darle a la empresa la capacidad para imponer condiciones en cinco mercados, como fijar precios o restringir el abasto, sin que sus competidores pudieran contrarrestarla, apuntó. Para asegurar que habrá condiciones de competencia en los cinco mercados, el Pleno de la Cofece determinó que la operación sólo se autorizaría si las empresas aceptan los siguientes compromisos: La desinversión (venta a un tercero) de cuatro vacunas de Boehringer y una de Sanofi, previo al cierre de la operación, y que el o los adquirentes de los activos mantengan la presión competitiva en estos mercados. Además, el contrato de dicha compra tendrá que incluir cláusulas que aseguren el suministro de estas vacunas a los nuevos compradores durante cierto periodo, mientras el adquirente desarrolla sus propias fuentes de fabricación. Previo a la desinversión, las partes deberán avisar a la Cofece el nombre del potencial comprador y proporcionarán información suficiente para que se evalúe el impacto que dicha operación podría tener en las condiciones de competencia de los mercados. La resolución fue notificada a Boehringer y Sanofi, quienes para cerrar su transacción deberán presentar un escrito mediante el cual acepten en su totalidad las condiciones impuestas para proteger el proceso de competencia y libre concurrencia.