Negociación del TLCAN será 'una montaña rusa” para los mercados financieros: Guajardo

martes, 23 de mayo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, aseguró que la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) será “una montaña rusa” para los mercados financieros. Al participar en el foro “México y América del Norte: Una Potencia Global”, organizado por la American Society / Council of the Americas, señaló: “Les digo que esto va a ser una montaña rusa. Habrá días buenos, días malos, peores y mejores; lo importante es que los actores económicos estén sin duda viendo elementos fundamentales más de fondo”. El encargado de la política industrial del país señaló que los inversionistas no deben “sobrerreacionar”, como lo han hecho ante mensajes transmitidos por el presidente estadunidense Donald Trump en la red social Twitter. Eso sí, pidió considerar el calendario político, ya que en México como en Estados Unidos tendrá elecciones el próximo año, por lo que consideró mandar señales claras y certidumbre al definir objetivos de la negociación al momento de iniciar el proceso. Guajardo ejemplificó: "Si NAFTA (TLCAN) fuera un paciente y lo ponemos en el quirófano sin una ruta hacia dónde vamos ir en el proceso para mejorar la calidad de vida del paciente, lo que podríamos hacer es terminar descuartizando el paciente. Decir de qué tratará esta negociación y de qué no se trata es fundamental, nos ayudaría para estabilizar los mercados”. De acuerdo con el titular de la SE, México no se opone a revisar las reglas de origen para fortalecer las cadenas productivas locales, pero dejó claro que tampoco aceptará cuotas ni aranceles. “México no aceptará ningún esfuerzo para balanceo de déficit comerciales que no esté basado en expansión del comercio, o sea la restricción de nuestras exportaciones o la imposición de cuotas o aranceles está totalmente fuera de cualquier consideración”, sentenció. El funcionario federal destacó que buena parte de la relación comercial está en insumos intermedios y es fundamental que las empresas involucradas en ello, muchas de Estados Unidos, también dejen ver su posición frente a Washington.