Informalidad crece a 56.6% en mayo, alerta el Inegi

lunes, 26 de junio de 2017
CIUDAD DE MEXICO (apro).- Pese a que el desempleo y la subocupación dejan de escalar, la informalidad no cede, ya que nuevamente avanzó durante mayo pasado, admitió el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Al dar a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) correspondiente al quinto mes del año, el organismo de estadística señaló que la tasa de informalidad laboral alcanzó el 56.6%, porcentaje superior al del mes anterior, que fue de 56.4%, según cifras ajustadas por estacionalidad. Sin embargo, dicha tasa fue menor en 0.9 puntos porcentuales en su comparación anual. De acuerdo con el Inegi, la informalidad es definida como la proporción de la población ocupada que es laboralmente vulnerable por la naturaleza de la unidad económica para la que trabaja, con aquellos cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo. En el mes que se reporta, la tasa de desocupación a escala nacional que se refiere al porcentaje de la Población Económicamente Activa (PEA) que no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta, pero manifestó su disposición para hacerlo e hizo alguna actividad por obtener empleo, fue de 3.5% de la PEA a escala nacional, proporción menor a la del mes precedente. Sin embargo, al considerar solamente el conjunto de 32 principales áreas urbanas del país, en donde el mercado de trabajo está más organizado, la desocupación en este ámbito alcanzó el 4% de la PEA. Por su parte, la subocupación, medida como aquella que declaró tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas, representó 6.9% de la población ocupada según series desestacionalizadas; dicha tasa fue menor a la de 7.2% de abril pasado. Campea el sector servicios Dentro de la población ocupada, ésta alcanzó 96.4% de la PEA en mayo de 2017. Del total de ocupados, cerca de 68.6% opera como trabajador subordinado y remunerado ocupando una plaza o puesto de trabajo; 22.3% trabaja de manera independiente o por su cuenta sin contratar empleados; 4.6% se desempeña en los negocios o en las parcelas familiares, contribuyendo de manera directa a los procesos productivos pero sin un acuerdo de remuneración monetaria, y finalmente 4.5% son patrones o empleadores. Por sector de actividad, la población ocupada se distribuyó de la siguiente manera: En los servicios se concentró 43% del total, en el comercio 18.3%, en la industria manufacturera 16.7%, en las actividades agropecuarias 12.6%, en la construcción 8%, en “otras actividades económicas” (que incluyen minería, electricidad, agua y suministro de gas) 0.8% y el restante 0.6% no especificó sus tareas.