Sismos podrían impactar en el abasto y los precios al consumidor en el corto plazo: Banxico

jueves, 28 de septiembre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los sismos del 7 y el 19 de septiembre, que quitaron la vida a cientos de personas y dejaron daños materiales aún incuantificables, podrían impactar en el abasto y en los precios al consumidor en el corto plazo, advirtió este jueves el Banco de México (Banxico). Al dar a conocer su anuncio de política monetaria, que dejó sin cambios la Tasa de Interés Interbancaria, situada en 7%, la institución encabezada por Agustín Carstens puntualizó: “En las últimas semanas, México sufrió dos terremotos de gran magnitud y varios huracanes, afectando significativamente a múltiples comunidades y ciudades, con lamentables pérdidas humanas. Si bien hasta el momento no se cuenta con suficiente información, se estima que los efectos de estos acontecimientos sobre la actividad económica y la inflación serán temporales y moderados. Así, no se espera que las perspectivas de mediano y largo plazo para el crecimiento y la inflación se alteren de manera importante”. De acuerdo con el Banxico, la inflación general anual pareciera haber alcanzado ya su techo (abstrayendo el potencial efecto de los sismos, que debería ser de corto plazo y temporal) y se espera que muestre una tendencia a la baja. Se estima que dicha tendencia se acentúe durante el año siguiente, conduciendo a la convergencia al objetivo de 3% hacia finales de 2018, destacó en un comunicado. Sin embargo, advirtió que continúan los riesgos de que se revierta la apreciación que ha registrado la moneda nacional ante el surgimiento de nuevos choques de naturaleza externa o interna. Adicionalmente, algunos precios de los bienes agropecuarios podrían aumentar, aunque el impacto sobre la inflación sería transitorio. En cuanto a los riesgos a la baja, explicó que la apreciación de la moneda nacional podría consolidarse e inclusive reforzarse, mientras que los precios de los energéticos podrían disminuir. “Además, como resultado de los recientes desastres naturales, algunos precios públicos podrían no aumentar como hubiera sucedido en circunstancias normales, e incluso disminuir temporalmente. Adicionalmente, podrían registrarse reducciones en diversos precios de la economía como consecuencia de las reformas estructurales”, apuntó. Relativa calma en mercados El Banco de México recordó que desde 2015 ha implementado las medidas necesarias para contribuir a que los ajustes en precios relativos derivados de la secuencia de choques que ha recibido el país desde mediados de 2014 se den de manera ordenada, mitigando la aparición de efectos de segundo orden, es decir, logrando que las expectativas de mediano y largo plazo permanezcan ancladas. En este contexto, resaltó que las condiciones en los mercados financieros nacionales han sido favorables, operando con normalidad incluso ante los eventos descritos. La cotización del peso frente al dólar –subrayó-- ha mantenido la apreciación que registró en meses pasados, si bien ha mostrado cierta volatilidad en algunos momentos particulares. Por su parte, las tasas de interés disminuyeron ligeramente para la mayoría de los plazos, de manera que la pendiente de la curva de rendimientos se mantuvo relativamente estable. Asimismo, los diferenciales de tasas de interés de mediano y largo plazo entre México y Estados Unidos se redujeron en las últimas semanas, mostrando también cierta volatilidad. El banco central adelantó que seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazo, en especial del traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, así como la evolución de la brecha del producto. También evaluará la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, así como el impacto de los sismos sobre los precios.

Comentarios