Se dispara la inflación a 5.02% anual en septiembre

martes, 9 de octubre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Impulsada por el incremento del precio del gas doméstico LP, de la gasolina de bajo octanaje y de otros productos agropecuarios, la inflación aumentó 0.42% en septiembre pasado, obteniendo una tasa anual del 5.02%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Dicho nivel se encuentra fuera del rango propuesto por el Banco de México (Banxico) que es del 3% (+/- un punto porcentual) y es el mayor nivel alcanzado desde marzo pasado. Al interior del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), la inflación subyacente alcanzó un alza anual del 3.67%. Este tipo de inflación, se obtiene eliminando del cálculo del INPC los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles, o bien que su proceso de determinación no responde a condiciones de mercado. Así, los grupos que se excluyen en el indicador subyacente son los siguientes: agropecuarios y, energéticos y tarifas autorizadas por distintos órdenes de gobierno. Mientras que la inflación no subyacente, que incluye precisamente a los genéricos mencionados y tienen la característica de que los precios son más volátiles, se disparó a una variación anual del 11.28% en el noveno mes del año. De acuerdo con el Inegi, los productos que más aumentaron sus costos fueron la cebolla, en un 7.76%; el gas doméstico LP, 5.30%; el jitomate, 4.26%; la primaria, 4.22%; el huevo, 3.99%; la gasolina de bajo octanaje, 1.47%; y en menor medida, los precios de la vivienda propia, de automóviles, refrescos envasados, así como de las loncherías, fondas, torterías y taquerías. En contraste, disminuyeron los  precios de la papa y otros tubérculos, la naranja, los servicios profesionales, la electricidad, plátanos, el transporte aéreo,el pollo, aguacate, hoteles, así como de los servicios turísticos en paquete.  El difícil panorama de la inflación En su último comunicado de política monetaria, el Banxico reconoció que desde junio se han venido observando incrementos mayores a los previstos en los precios de los energéticos, principalmente de la gasolina y del gas LP. “Si bien estos choques son de naturaleza temporal, han afectado el ritmo de disminución de la inflación subyacente por los efectos indirectos que han tenido sobre los costos de producción, y han retrasado la convergencia de la inflación general a su meta”, señaló. Al respecto, explicó, si bien dichos incrementos de precios tienen su origen en alzas en sus referencias internacionales, el ajuste gradual en la determinación de los precios internos de las gasolinas ha propiciado mayor persistencia en sus aumentos. Ello ha contribuido a que la inflación no subyacente se mantenga en niveles elevados por un periodo prolongado. El banco central advirtió que la evolución esperada de la inflación continúa sujeta a riesgos y a una marcada incertidumbre. De acuerdo con el instituto encabezado por Alejandro Díaz de León los principales riesgos que enfrenta el INPC son mayores presiones en los precios de los energéticos, como lo muestran las cotizaciones a futuro para algunos de estos; que se presente un escalamiento de medidas proteccionistas a nivel global que afecten a la inflación; y un gasto público mayor al anticipado. Agregó que también se podrían generar presiones en la economía en la medida en que las negociaciones salariales no sean congruentes con las ganancias en productividad.

Comentarios