La Cofece indaga posible concentración ilícita en el mercado de gasolinas y diésel

martes, 6 de marzo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) inició una investigación, derivada de una denuncia, para determinar la probable existencia de una concentración ilícita en el mercado de la comercialización, distribución y expendio al público de gasolinas y diésel. De acuerdo con el organismo antimonopolios, estas operaciones, que generalmente buscan conseguir objetivos como reducir costos, mejorar la proveeduría de insumos, de logística y/o ampliar la oferta de estos combustibles, no necesariamente son concentraciones ilícitas.  Sin embargo, detalló que pueden llegar a constituir una conducta anticompetitiva cuando las operaciones logran conferir o aumentar el poder sustancial de uno o varios agentes económicos; desplazar a otros agentes o establecer barreras a la entrada que impidan a terceros el acceso al mercado o a insumos esenciales, y facilitar la ejecución de prácticas monopólicas que dañen a los consumidores. La institución encabezada por Alejandra Palacios recordó que, a partir de la reforma energética, los expendedores de gasolina y diésel han buscado esquemas para lograr economías de escala por lo que, en fechas recientes, podrían haberse llevado a cabo procesos de consolidación de expendedores mediante adquisiciones, fusiones, consorcios o “alianzas comerciales”.  Se observó, por ejemplo, que en el último año cerca de 10% de las estaciones de servicio del país ha cambiado de razón social. Desde 2016, la Cofece recomendó a los agentes económicos de este sector que notifiquen de forma preventiva cualquier proyecto de asociación o concentración, con el fin de ponderar su posible impacto en las condiciones de competencia que prevalecen en los mercados de estos combustibles. La comisión precisó que puede abrir una investigación por una posible concentración ilícita en las siguientes situaciones: Teniendo la obligación de ser notificada, no se presente la respectiva solicitud a la comisión; en segundo término, siendo notificada y autorizada, se haya presentado información falsa, o bien, se incumpla con las condiciones establecidas en la resolución; o aun sin tener que notificarse, no haya pasado un año desde su realización.  "En cualquiera de los tres supuestos anteriores, la comisión debe contar con indicios de que la operación de que se trate pudiera ser dañina para el proceso de competencia económica", acotó. Para el caso de la investigación en el mercado de gasolinas y diésel, el procedimiento de investigación, que inició el 6 de septiembre pasado con número de expediente DE-018-2017, no debe entenderse como un prejuzgamiento sobre la responsabilidad de agente económico alguno. Lo anterior, toda vez que hasta el momento no se han identificado, en definitiva, violaciones a la normatividad en materia de competencia económica, ni el o los sujetos a los que, en caso de ser considerados probables responsables, se les deberá oír en defensa. Sin embargo, de comprobarse una concentración ilícita, el pleno de la Cofece puede imponer las siguientes sanciones: Demandar la corrección o supresión de la práctica ilegal; ordenar la desconcentración parcial o total; decretar la terminación del control o la supresión de los actos y multar hasta con 8% de los ingresos del agente económico.  Mientras que los directivos que hayan participado directa o indirectamente en concentraciones ilícitas podrían ser inhabilitados hasta por 5 años y multados hasta con 200 mil Unidades de Medida y Actualización (UMAs), entre otras.

Comentarios