A pesar de caída del peso e incertidumbre por el TLCAN, el Banxico mantiene tasa de interés en 7.50%

jueves, 17 de mayo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En plena caída del peso frente al dólar y en medio de la incertidumbre de la conclusión de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el Banco de México (Banxico) decidió mantener sin cambios la Tasa de Interés Interbancaria, ubicada en 7.50%. El argumento unánime de la Junta de Gobierno del banco central para mantener dicha variable sin cambios es la tendencia de la inflación a la baja, de acuerdo con el Anuncio de Política Monetaria. De hecho, el Banxico señaló que “la postura de política monetaria adoptada para mantener ancladas las expectativas de inflación de mediano y largo plazos, aunada al cumplimiento de las metas fiscales y a la resiliencia que ha mantenido el sistema financiero, han contribuido a que la economía mexicana esté en mejor posición para enfrentar posibles escenarios adversos”. Hacia adelante, aclaró, se prevé que la economía seguirá transitando por un panorama complejo, tanto en el ámbito externo como en el interno, lo que hace particularmente relevante que, además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas. De acuerdo con la institución encabezada por Alejandro Díaz de León, la inflación general anual continuó disminuyendo, al pasar de 5.04% en marzo a 4.55% en abril pasado, reflejando reducciones tanto de la inflación subyacente, como de la no subyacente. Mientras que el escenario para la inflación hacia adelante es el siguiente: “Hacia adelante, con base en la información disponible y tomando en cuenta la postura monetaria actual, se estima que el comportamiento que presentará la inflación, en el horizonte en el que opera la política monetaria, está en línea con dichos pronósticos”. Lo anterior supone un comportamiento ordenado del tipo de cambio, la ausencia de presiones provenientes del mercado laboral y que la inflación no subyacente continúe disminuyendo en lo que resta de 2018 al ritmo previsto. Los riesgos de la inflación No obstante, el Banco de México destacó una “marcada incertidumbre”, además de riesgos como la cotización de la moneda nacional que continúe presionada en respuesta, tanto al entorno de mayores tasas de interés externas y la fortaleza del dólar, como a la incertidumbre asociada a la renegociación del TLCAN y al proceso electoral del presente año. “En caso de que la economía enfrente un escenario que requiera un ajuste del tipo de cambio real, el Banco de México estará atento a que este se dé de manera ordenada y sin efectos de segundo orden sobre el proceso de formación de precios”, adelantó. Por otro lado, persiste el riesgo de enfrentar choques en los precios de los bienes agropecuarios y presiones al alza en los precios de algunos energéticos. Adicionalmente, considerando las condiciones cíclicas de la economía, la evolución de los costos unitarios de la mano de obra podría presionar a la inflación. Según el banco central, en el primer trimestre de 2018 la actividad en México continuó mostrando una reactivación, registrando incluso una tasa de crecimiento mayor a la observada en el trimestre previo. Por un lado, las exportaciones siguieron presentando una trayectoria positiva, mientras que el consumo privado ha continuado expandiéndose, si bien a un menor ritmo, en tanto que se registró un repunte de la inversión. En cuanto a la posición cíclica de la economía, las condiciones de holgura se mantuvieron estrechas. Si bien las cifras más recientes de actividad económica muestran un mayor dinamismo, se considera que el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja, dada la incertidumbre que aún prevalece en la economía.

Comentarios