Banxico mantiene su pronóstico de crecimiento; alerta por TLCAN y elecciones

miércoles, 30 de mayo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Banco de México (Banxico) mantuvo su previsión de crecimiento económico para el país en un rango de 2% a 3% para este año y de entre 2.2% y 3.3% para 2019. “Estas previsiones presumen que se mantendrá un compromiso por parte de las autoridades de política económica por preservar un marco macroeconómico sólido, con finanzas públicas sostenibles y políticas que propicien la inversión y el crecimiento de la productividad”, destacó al dar a conocer su Informe Trimestral de Inflación. El banco central también señaló que hay riesgos, entre ellos la incertidumbre asociada a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y el proceso electoral –agregó– podría ocasionar que diversas empresas pospongan sus planes de inversión en México o que los consumidores mexicanos reduzcan su gasto de manera precautoria. En cuanto a la renegociación del TLCAN, este peligro podría verse acrecentado en la medida que el proceso se extienda, puntualizó. De igual manera, sostuvo que pueden observarse episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales, derivados, entre otros factores, de sorpresas inflacionarias en Estados Unidos que resulten en aumentos en las tasas de interés mayores a los esperados, o de acontecimientos geopolíticos que pudieran reducir las fuentes de financiamiento. Además, la economía mexicana enfrenta otros riesgos que, de materializarse, no sólo afectarían su crecimiento cíclico, sino que podrían incidir negativamente sobre su potencial de crecimiento en el mediano y largo plazos. Es el caso de que la renegociación del TLCAN no sea favorable para el sector productivo mexicano o que incluso resulte en su cancelación; que se observe un escalamiento de medidas proteccionistas a nivel mundial que afecten adversamente el crecimiento económico global, o la inserción de ciertas economías, incluida la mexicana, en las cadenas globales de valor. Por otro lado, la competitividad podría verse afectada por factores externos o internos, como la reducción tributaria a empresas en Estados Unidos y los problemas de inseguridad pública en nuestro país. En lo referente a la inflación, el banco central espera que continúe disminuyendo y que este año se aproxime al 3.0% y en 2019 se ubique en niveles cercanos a dicha meta. No obstante, persisten contingencias para el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), como el hecho de que la cotización de la moneda nacional continúe presionada en respuesta al entorno de mayores tasas de interés externas y la fortaleza del dólar, y la incertidumbre asociada a la renegociación del TLCAN y al proceso electoral del presente año. También cabe la posibilidad de que se presenten choques en los precios de los bienes agropecuarios y presiones al alza en los precios de algunos energéticos.

Comentarios