El Banxico reduce el pronóstico de crecimiento para 2018 y 2019

miércoles, 29 de agosto de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Banco de México (Banxico) redujo su previsión de crecimiento para la economía mexicana para lo que resta de 2018: de un rango ubicado entre 2 y 3%, a uno situado entre 2 y 2.6%. Para 2019, ya con Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en la Presidencia de la República, el banco central pronosticó --en su Informe Trimestral de Inflación-- un Producto Interno Bruto (PIB) de entre 1.8 y 2.8%. En el informe previo la previsión se ubicaba entre 2.2 y 3.2%. “En el ámbito interno existe incertidumbre asociada al cambio de administración en el país y a los retos de implementación de la agenda de política pública. Adicionalmente, se prevé que persista la debilidad que la plataforma de producción petrolera ha venido mostrando en los últimos años”, puntualizó el Banxico. Pero, además, el órgano encabezado por Alejandro Díaz de León destacó que la contracción que registró la economía mexicana en el segundo trimestre de 2018 reflejó un debilitamiento de la actividad mayor al que se anticipaba en el informe previo. De igual manera, señaló que, si México continúa enfrentando un entorno complejo, es posible que se observe un incremento en las tensiones comerciales a nivel mundial, mayores tasas de interés externas y un dólar fuerte, así como escenarios de contagio provenientes de otras economías emergentes, lo que podría hacer que continúe la atonía en diversos componentes de la demanda privada y las exportaciones. “Cabe señalar que los anuncios recientes respecto del entendimiento sobre la modernización del acuerdo comercial con Estados Unidos contribuyen a reducir la incertidumbre que ha venido enfrentando la economía mexicana”, acotó. Inflación, fuera del rango propuesto Sobre la inflación, la institución encargada de la política monetaria del país espera que se ubique en 4.2% para finales de este año. Sin embargo, presenta varios riesgos, como el hecho de que la cotización de la moneda nacional se vea presionada en respuesta a las mayores tasas de interés externas y a la fortaleza del dólar, así como a los elementos de incertidumbre que persisten tanto en el ámbito externo como interno. También podrían presentarse incrementos adicionales en los precios de algunos energéticos o en los bienes agropecuarios, lo cual conduciría a que el comportamiento de la inflación no subyacente obstaculice aún más la convergencia de la inflación a la meta de 3%. Otros de los riesgos para los precios en el país es que se presente un escalamiento de medidas proteccionistas y compensatorias a nivel global. Y existe la probabilidad de que un gasto público mayor al anticipado por el gobierno de López Obrador reduzca la velocidad a la que viene disminuyendo la inflación subyacente. Por último, el Banxico aseguró que en la medida en que las negociaciones salariales no sean congruentes con las ganancias en productividad, podrían constituirse en una presión de costos en la economía.

Comentarios