Proyectos de inversión propuestos por AMLO 'no contribuyen a un crecimiento integral y sostenible: Coparmex

martes, 8 de enero de 2019 · 18:48
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) desestimó los proyectos de inversión propuestos por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, porque, subrayó, “no contribuyen a un crecimiento integral y sostenible de la productividad de las regiones del país”. En su mensaje semanal, el organismo presidido por Gustavo de Hoyos Walther señaló que, “si bien dichos proyectos demuestran la intención de incidir en las regiones, estos son esfuerzos aislados que no pueden ser considerados verdaderos programas de desarrollo regional”. La Coparmex se refirió al Programa de Estímulos Fiscales para la Frontera Norte y algunos proyectos emblemáticos de infraestructura en el sur y sureste, como el Tren Maya y la construcción de una refinería en Tabasco, además del programa de siembra de árboles frutales maderables en la misma región del país. “Tenemos la firme convicción de que, para ser verdaderamente eficaces, los programas deben atender los estudios académicos existentes en la materia, que ofrecen diagnósticos y estrategias verificadas para aprovechar las ventajas comparativas regionales y así generar un mayor crecimiento”, enfatizó de Hoyos Walther. De acuerdo con la Coparmex, desde 1985 el desarrollo de las diferentes zonas del país ha sido profundamente disímil. El peso de los estados del norte, expresado en porcentaje del PIB nacional, se incrementó de 23% a 28%, mientras que el de los estados del sur disminuyó de 20% a 16%, según el informe de política nacional de desarrollo regional SEDATU 2014. Aún más. Las desigualdades regionales de México no han cambiado de modo sustancial y siguen siendo grandes. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en los últimos cinco años, por ejemplo, el crecimiento promedio de la región norte y centro ha sido de 3.3%, mientras que la zona sur sólo ha experimentado un crecimiento de 1.1%. Para el organismo patronal, la visión integral debe fomentar programas de política pública enfocados en regiones con condiciones económicas similares y no necesariamente en estados aislados, como se ha hecho en el ámbito gubernamental. Además, consideró que, si bien la previsión de los programas regionales debe ser a largo plazo, su vigencia está limitada al periodo sexenal en el que se aprueban. “En muchos casos, planes verdaderamente productivos requieren de una naturaleza transexenal. Otro de los problemas es la falta de inclusión de las entidades federativas y de los particulares en los Planes Nacionales de Desarrollo. El Plan Nacional de Desarrollo sólo es obligatorio para la Administración Pública Federal, por lo que, si el gobierno federal no realiza inversiones directas, es difícil atraer el apoyo de los estados y de la inversión privada, lo que obstaculiza el desarrollo regional”, explicó el sector patronal. Preocupación por continuidad de ZEE La Coparmex recordó que la pasada administración federal, por ejemplo, tuvo la iniciativa de desarrollar las Zonas Económicas Especiales (ZEE) con el objetivo de impulsar un desarrollo sostenible en los 10 estados con mayor rezago social del país. “Aunque el proyecto fue bien recibido por los gobiernos locales, los apoyos para su implementación fueron limitados e intermitentes por la falta de convicción en el propio gobierno federal, acerca de las bondades de las políticas regionales de desarrollo”, reprochó. Y por si fuera poco, remató, en el gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, a casi 40 días de su inicio no ha manifestado su intención de continuar con el proyecto. “Nuestra convicción es que debemos dejar de lado la perspectiva centralista y fomentar una visión económica integral, que tome en cuenta las particularidades de cada región para generar políticas públicas acordes a cada situación específica. La visión centralista que ha predominado en el país ha impedido el desarrollo de una estrategia integral y transversal de las regiones, privilegiando proyectos individuales o estatales aislados con un impacto mínimo en términos macro económicos”, finalizó.

Comentarios