Economía está en desaceleración, no en recesión: Luis Niño de Rivera

lunes, 25 de noviembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Para el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera Lajaus, la economía mexicana atraviesa por una fase de desaceleración y no de recesión, como lo muestran las cifras revisadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). En rueda de prensa, el banquero soltó: “Tendría que haber una contracción generalizada y prolongada de la economía para llegar a definirlo como una recesión. Tratar de hilar muy fino y decir ‘es una recesión técnica o es una recesión real o es una recesión más o menos’, no”. Matizó que “podemos hablar de un estancamiento en ese sentido, y eso es correcto. Lo importante es qué herramientas tenemos a la mano para darle la vuelta a la economía y que empiece a crecer, en parte ya las presentamos aquí”. Al igual que el secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera, Luis Niño de Rivera confió en que el Plan Nacional de Infraestructura que el presidente Andrés Manuel López Obrador presentará en su conferencia de prensa matutina, impulsará a la economía mexicana. “Mañana, como ya hemos señalado, se hará el anuncio de la inversión en infraestructura y, sobre todo, echar a andar los proyectos es lo importante. Que ya empiecen a suceder las cosas. Eso detonará el gasto público, la inversión privada y el desarrollo más acelerado de otras partes de la economía”, aseguró. El líder del sector bancario profundizó: “tomemos una sola industria, que es muy relevante, la construcción que está muy contraída. Es un gran detonador económico porque impacta a muchos sectores de la economía, el cemento, el acero, el vidrio, la madera, etcétera. Y en la medida en que la inversión crezca en infraestructura, en vivienda y en desarrollo de capacidad industrial tendremos un efecto multiplicador en la economía”. Agregó: “Igual la industria automotriz está pasando por un momento de contracción y esa depende de la perspectiva en cierta medida del consumo nacional y de las exportaciones. Las exportaciones en ese rubro en particular van menos bien de lo que quisiéramos. Pero el consumo en el país puede empezar a repuntar para que las personas sientan la confianza como lo hacen en vivienda para invertir en vehículos”. Luego, con optimismo, remató: “Tenemos mucho en qué trabajar. Y podemos darle la vuelta el año que entra al ritmo económico del país si todos actuamos con el sentido, uno, de promover la inversión. Y dos, el sentido de urgencia de hacerlo lo más pronto posible”.

Comentarios