Inseguridad, el principal problema que enfrentan establecimientos con alguna actividad económica: Inegi

martes, 10 de diciembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La inseguridad es el principal problema que enfrentan los establecimientos con alguna actividad económica en el país, según los resultados de los Censos Económicos 2019 elaborados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). De los 6.3 millones de negocios censados en 2019, 95% de ellos son pequeños y cuatro de cada 10 han sido afectados por la violencia que se vive a lo largo y ancho del territorio nacional, lo que significa que la inseguridad es el principal problema para su funcionamiento. Le siguen los altos costos en el pago de agua, luz y telefonía, con 23.9%; la competencia desleal, con 21.1%; la baja demanda de sus bienes, con 20.7%, y los altos costos de materia prima, con 20%. En menor medida los altos impuestos (11.9%), competencia de negocios informales (11%), falta de crédito (8.8%) y corrupción (7.1%), mientras que el exceso de trámites gubernamentales es la situación que menos obstaculiza a los negocios, con 6.6%. De acuerdo con el Inegi, de 2014 a 2019 la cantidad de negocios aumentó 2.1% al pasar de 5.6 millones a 6.3 millones. Es decir, en cinco años se abrieron en México 615 mil 295 nuevos negocios. Pero lo que creció a mayor velocidad fueron los empleos creados, con un total de cinco millones 821 mil 204 personas, lo que significa una tasa de crecimiento anual de 3.7% en el periodo de tiempo referido, mientras que el outsourcing se incrementó ligeramente de 16.6% a 17.1%. La estructura económica del país no se ha modificado, ya que los resultados reflejan que 95% de los establecimientos en el país siguen siendo predominantemente micronegocios, aportan 37.8% del personal ocupado total y generan 14.2% de los ingresos. En cuanto a la distribución geográfica de la actividad económica, se observa que 36 de cada 100 personas ocupadas se concentran en el Estado de México, Ciudad de México, Jalisco y Nuevo León. Los mejores y peores sueldos Las actividades mejor pagadas se encuadran en la clasificación de “otras actividades”, que incluyen servicios financieros, transportes, construcción, minería, electricidad, agua y gas, entre otras, con un promedio anual de 174 mil 999 pesos o siete mil 291 pesos quincenales. En contraste, las peores pagadas se relacionan con el “comercio”. Las personas que laboran ahí tienen un sueldo promedio de tres mil 792 pesos quincenales. Lo peor en cuanto a sueldos es que de 2013 a 2018 se desplomaron en todos los sectores. En “otras actividades”, que es la de mejor paga, los salarios tuvieron una caída de 4.8%, las “manufacturas” y los “servicios” se redujeron 0.6%, mientras que en “comercio” retrocedieron 0.2%... Eso sin contar con los efectos de la inflación --lo que reduce más el poder adquisitivo de sus salarios--, que en el sexenio de Enrique Peña Nieto se disparó a niveles cercanos a 6%. Predomina el uso de efectivo Los negocios en México también se caracterizan por estar muy alejados del sistema bancario, según las cifras que arrojan los Censos Económicos 2019. En cuanto a los diversos medios de pago utilizados por los establecimientos, reflejan que 92.3% los realizan con efectivo, 10.6% por transferencia electrónica, 7.1% a través de tarjeta bancaria, 5.7% con cheques, 3.3% con depósito bancario y 0.3% con otro medio de pago. Por su parte, si nos referimos a los medios a través de los cuales los establecimientos recibieron ingresos, el resultado es el siguiente: 95.0% fue a través de efectivo, 9.2% mediante tarjeta bancaria, 8.7% por transferencia electrónica, 3.8% con cheques, 3.1% a través de depósito bancario y 0.3% con otro medio de pago. En suma, los Censos Económicos dejaron ver que ha habido un repunte importante de micronegocios en el país, que ya en operación se enfrentan a problemas de inseguridad, altos costos de los servicios y competencia. Aunado a lo anterior, el bajo crecimiento económico estructural del país mantiene los salarios bajos, pese a una mayor tasa de ocupación, y no hay “confianza” e “infraestructura” para operar junto con la banca.