Moody’s augura panorama económico negativo para entidades federativas

martes, 3 de diciembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).—El panorama financiero para las entidades federativas del país es negativo, advirtió la agencia calificadora Moody’s Investors Service. “Nuestra perspectiva en 2020 para estados mexicanos es negativa y se basa en las expectativas de un crecimiento históricamente bajo en transferencias federales derivado de un desempeño económico débil, combinado con un margen limitado para recortar el gasto”, señaló la firma en un reporte. De entrada, señaló el estudio, el crecimiento de las transferencias federales será uno de los menores en 10 años. En este contexto, la calificadora acotó que el crecimiento esperado del PIB para 2019 y 2020 estará por debajo del promedio observado en el periodo 2011-2018, limitando el crecimiento de las participaciones (transferencias no etiquetadas) que están en función de la recaudación federal. De hecho, el crecimiento de las participaciones en 2020 será de alrededor 3.4%, menos de la mitad del promedio de 8.6% observado en el periodo 2011-2018, cuando estas transferencias representaron el 40% de los ingresos totales en 2018. Por su parte, las aportaciones federales, que cubren gastos destinados a salud, educación y seguridad, crecerán solamente 3.2%. Estas transferencias representaron el 37% de los ingresos totales en 2018. Mientras que las transferencias etiquetadas del Ramo 23, el proyecto del presupuesto de egresos 2020 contempla que su monto sea similar al del 2019. Por el lado del gasto de capital Moody’s anticipó que este ha ido reduciéndose paulatinamente, y en 2019, derivado de la caída en las transferencias federales etiquetadas, caerá significativamente. En tanto, para el 2020, el margen para seguir recortando este gasto será limitado. El gasto operativo cubre en gran medida el gasto en educación, salud y seguridad y esperamos que al menos crezca 5% anual.

Elecciones apretarán finanzas

Lo peor es que a partir de 2020 los ciclos electorales estatales presionarán las finanzas. “Durante periodos electorales, las entidades tienden a aumentar el gasto y a registrar déficits financieros. En 2021, habrá elecciones de gubernaturas en 14 estados como Baja California Sur, Campeche, Sonora, Chihuahua, Sinaloa, Nayarit, Nuevo León, Zacatecas, San Luis Potosí, Querétaro, Colima, Michoacán, Guerrero, Tlaxcala y Campeche y se renovará la mayoría de las legislaturas locales”. En este contexto, los niveles de endeudamiento de los estados calificados son moderados, ya que la mediana de la deuda directa e indirecta neta fue de 22% de los ingresos totales en 2018. De acuerdo con la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios (LDF), los estados pueden contratar deuda cada año por un monto de hasta 15% de sus ingresos de libre disposición. En 2019, el techo de financiamiento neto del sector fue de hasta 123 mil 115 millones de pesos. Mientras que la calificadora acotó que el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF) se mantendrá estable y podrá cubrir una caída en participaciones. El propósito del FEIEF es compensar la brecha entre los fondos del Ramo 28 o participaciones federales relacionados con la Recaudación Federal Participable (RFP) presupuestados y observados. “La recuperación de la Recaudación Federal Participable (RFP) derivada de mayores ingresos en impuestos a gasolinas permitirá que la utilización del FEIEF en 2019 sea relativamente moderada. Si el presupuesto aprobado es similar al proyecto presentado, consideramos que el FEIEF no se utilizaría en 2020. Al mismo tiempo, tampoco esperamos que aumenten los ingresos que alimentan el fondo”, explicó Moody’s.

Comentarios