El alza en tasas de interés incrementa la deuda potencial en entidades federativas: CIEP

lunes, 18 de marzo de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) dio a conocer que, si bien la Ley de Disciplina Financiera ha evitado que el nivel de endeudamiento de las entidades federativas se incremente sin control, el alza en las tasas de interés ha provocado que el servicio de deuda potencial crezca en algunos estados. De acuerdo con una investigación realizada por el especialista Kristobal Meléndez Aguilar, con excepción de Campeche, Yucatán y Guerrero, la deuda per cápita de las entidades federativas disminuyó de 2015 a 2018. Las obligaciones promedio de los estados al cierre de 2015 eran de cinco mil 408.1 pesos por persona, mientras que al cierre de 2018 disminuyó a cuatro mil 426.4 pesos por habitante. Sin embargo, con excepción de Tlaxcala, que no tenía deuda en 2018, la tasa de interés incrementó en todas las entidades federativas de 2015 a 2018. El promedio que pagaban al cierre de 2015 era de 5.5%, y al cierre de 2018 los estados pagaron en promedio 9.2% por sus adeudos. La Ley de Disciplina Financiera permite que las entidades se endeuden para inversión pública o refinanciamiento. De esta forma han respaldado su gasto público con ingresos, por lo que ha disminuido la necesidad de recurrir a endeudamiento. Uno de los objetivos de dicha ley es controlar los efectos de la deuda estatal, pero en algunas entidades el servicio de deuda potencial se ha incrementado por los recientes aumentos en las tasas de interés del Banco de México. “Destinar mayores recursos al servicio de deuda implica menores recursos para programas sociales o que los estados tengan que incrementar los impuestos para solventar este aumento de gasto público estatal”, advierte el CIEP. El documento destaca que la tasa de interés que pagan las entidades federativas depende de dos elementos: en primer lugar, la tasa de referencia del Banco de México (Banxico). Ésta es variable y, como ha incrementado en meses recientes, es la principal causa de que los estados tengan que pagar más servicio de deuda. En segundo lugar, la sobre tasa que las entidades federativas pactan por cada adeudo. Normalmente, entre mayor endeudamiento o mayor riesgo, se paga un interés más alto. Esta es una de las razones por las que las tasas de interés son diferentes entre los estados. De 2017 a 2018, la tasa de interés promedio aumentó de 8.1% a 9.2%, lo que implica un incremento de 110 puntos base o un diferencial porcentual de 13.6%. Según el reporte, Nuevo León, Chihuahua, Coahuila y Quintana Roo se mantenían como las cuatro entidades federativas con mayor deuda per cápita al cierre de 2018 (más de 11 mil 666 pesos por habitante). Nuevo León, Baja California, Coahuila, Michoacán y Veracruz pagaban las mayores tasas de interés al cierre del año pasado, al menos 9.6% por sus adeudos. Tomando en cuenta el indicador de deuda respecto del nivel de participaciones, las 10 entidades más endeudadas disminuyeron su nivel de endeudamiento de 2017 a 2018. Sin embargo, siete de éstas incrementaron su servicio de deuda potencial en el mismo periodo de tiempo. Por su parte, los incrementos en el servicio de deuda potencial por encima de 100% en 2018 se presentaron en Campeche y Michoacán. Y en el caso de Campeche su deuda per cápita incrementó 87.2% en el mismo año respecto de 2017, mientras que la tasa de interés de Michoacán pasó de 4.3% a 9.6% en el mismo periodo. Oaxaca, Nuevo León y Durango son otros estados con incrementos de servicio de deuda potencial por encima de 19% en el último año. A pesar de que su deuda per cápita disminuyó 0.7% al cierre de 2018, la tasa de interés de Nuevo León pasó de 8.0% a 9.9% en el último año. Es la entidad federativa que paga la mayor tasa de interés por sus adeudos, además de que tiene el mayor monto de deuda per cápita al cierre de 2018. De acuerdo con el CIEP, Campeche, Michoacán, Oaxaca, Nuevo León, Durango, Chiapas, Guanajuato, Colima y Ciudad de México son los estados con mayor incremento porcentual de servicio de deuda potencial que de participaciones, por lo que tendrían que hacer ajustes a sus presupuestos --como el aumento de impuestos o la reducción de su gasto público-- para compensar el mayor servicio de deuda potencial. El resto de las entidades federativas pueden solventar las mayores tasas de interés con mayores participaciones. Mientras que sólo Durango, Zacatecas, Tamaulipas, Guerrero, Tlaxcala, Quintana Roo y Yucatán tienen mayores incrementos de recaudación local que de participaciones en el último año. Esto implica que la mayoría de las entidades federativas continúan dependiendo de transferencias federales para el pago de sus adeudos. En este contexto, el CIEP alertó: “Para una menor afectación social, los estados con mayor incremento en servicio de deuda potencial podrían hacer ajustes a su presupuesto o recurrir a una reestructuración que disminuya la tasa de interés. Estos ajustes requieren considerar el presupuesto en pensiones, educación, salud, seguridad y combate a la pobreza. Además, cabe recordar que desde 2019 las entidades federativas ya no contarán con recursos del ramo 23 para saneamiento financiero como ayuda adicional al pago de obligaciones”.

Comentarios