Economía

Banxico 'mejora' su perspectiva económica: PIB caerá entre 8.7 y 9.3% en 2020

El Banco de México mejoró su pronóstico de crecimiento para México pues, de estimar que el PIB caería hasta 12.8% en 2020, en su nueva perspectiva pasó a un intervalo de entre 8.7 y 9.3%.
miércoles, 25 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).—El Banco de México (Banxico) mejoró su perspectiva de crecimiento para el presente año al ubicarla en un rango entre el -8.7% y el -9.3%; mientras que la economía volverá a expandirse a sus niveles previos de la pandemia hasta el 2023.

La caída del Producto Interno Bruto (PIB) no será tan catastrófica como el banco central anticipaba en su informe correspondiente al segundo trimestre del año en el que pronosticó una recesión del 12.8% en el peor escenario que era el de la “U” profunda.

En esta nueva perspectiva, el Banxico pone como escenario central un crecimiento del -8.9%, el cual supone una recuperación gradual, a un ritmo moderado a lo largo del horizonte de pronóstico, convergiendo a un crecimiento inercial hacia 2022.

Dicha trayectoria reflejaría la paulatina recuperación de la economía global, cautela de consumidores e inversionistas ante el entorno de marcada incertidumbre derivado del desarrollo de la pandemia y de sus efectos sobre la economía, así como heterogeneidad sectorial en el ritmo de reactivación.

También relajamiento de las restricciones que aún enfrenten y de retos para la recuperación de la demanda agregada, particularmente por la debilidad del componente interno y la también gradual recuperación esperada del mercado laboral.

En el mejor de los casos, una caída del 8.7%, contempla una recuperación más acelerada que la del escenario central en la parte inicial del horizonte de pronóstico.

“Ello como resultado de una mayor reactivación de diversos sectores económicos y del mercado laboral en general, así como un mayor impulso de la demanda externa, y que a lo largo de 2021 dicho ritmo se modera para converger a un crecimiento inercial hacia 2022”, explicó.

Mientras que en la perspectiva más pesimista que involucra un desplome económico de 9.3%, la recuperación es más acelerada que la del escenario central en la parte inicial del horizonte de pronóstico.

Ello como resultado de una mayor reactivación de diversos sectores económicos y del mercado laboral en general, así como un mayor impulso de la demanda externa, y que a lo largo de 2021 dicho ritmo se modera para converger a un crecimiento inercial hacia 2022.

Así el panorama, el Banco de México acotó que la duración y evolución futura de la pandemia, así como sus efectos sobre la economía, aún son inciertos y se desconoce cuándo podría haber un tratamiento efectivo o vacuna disponible.

“Ello continuará incidiendo sobre el ritmo de normalización de la actividad económica. Además, el desempeño de la economía está sujeto a presentar altibajos, toda vez que hacia delante la dinámica responderá cada vez menos a la reapertura de diversas actividades y más al comportamiento, probablemente diferenciado, de los componentes de la demanda y de los sectores productivos”, abundó.

 Cabe mencionar que bajo el escenario central la actividad económica no recuperaría el nivel observado al cierre de 2019, previo a la pandemia, en el horizonte de pronóstico descrito, toda vez que, bajo un crecimiento inercial, este se alcanzaría hacia finales de 2023.

Comentarios