Peso

El peso cierra el año con una depreciación acumulada de 5.13 por ciento frente al dólar

En el último día de 2020, la divisa estadunidense se cotizó en 20.14 pesos en ventanillas bancarias, mientras que en operaciones al mayoreo se ofertó en 19.94 unidades.
jueves, 31 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Pese al optimismo generado por la aplicación de las vacunas contra el covid-19, el peso mexicano cerró el 2020 con una depreciación acumulada de 5.13% frente al dólar, lo que lo coloca como la sexta divisa más golpeada del mundo.

Pero hubo otras monedas que sufrieron más, como el peso argentino, que perdió 40.54% de su valor ante el billete verde; real brasileño, 29.05%; lira turca, 24.99%; rublo ruso, 19.74%, y el sol peruano se depreció 9.23%.

En el último día del año, el dólar en México se cotizó en 20.14 pesos en ventanillas bancarias, mientras que en operaciones al mayoreo se ofertó en 19.94 unidades.

De acuerdo con el análisis del Banco Base, la mayor parte de los movimientos en el tipo de cambio durante este periodo se debieron a factores externos, principalmente el desarrollo de la pandemia de covid-19 y eventos relevantes como la adopción de políticas fiscales y monetarias flexibles en Estados Unidos, que ocasionaron movimientos generalizados en el mercado cambiario frente al dólar.

El análisis identifica dos periodos en los que se observó una baja correlación entre el tipo de cambio y el índice ponderado del dólar:

El primero fue durante los meses de enero y febrero, cuando el tipo de cambio reaccionó a factores internos, como una disminución de la percepción de riesgo relativo sobre México, luego de que en Estados Unidos el Senado aprobó el T-MEC y Donald Trump lo ratificó a finales de enero.

En febrero, la correlación se volvió positiva, pues en varias ocasiones el mercado comenzó a reaccionar con pérdidas frente al dólar de forma generalizada ante las noticias iniciales sobre el avance de la pandemia en países de Asia y Europa. En otras palabras, en el segundo mes del año el peso comenzó a moverse junto al resto de las divisas con mayor claridad.

En el transcurso del año continuaron observándose movimientos en función de noticias negativas sobre el avance de la pandemia.

El segundo periodo en el que se observó una correlación baja fue diciembre, al ubicarse en 37.5%. Esto se debe a que el mercado cambiario en general ha reaccionado en menos ocasiones a noticias sobre el covid-19.

En el caso del peso, ha reaccionado más a factores internos, pues se elevó la percepción de riesgo en México con el intento de aprobación de una reforma a la Ley del Banco de México.

Lo anterior hizo que la moneda mexicana se depreciara en varias sesiones frente al dólar, al mismo tiempo que el billete verde perdía frente a la mayoría de sus principales cruces.

Según el análisis elaborado por el Banco Base, a pesar de que el peso mexicano ha borrado la mayor parte de sus pérdidas y el dólar probablemente siga debilitándose frente a la mayoría de las divisas, sigue habiendo riesgos asociados a la economía mexicana que pueden generar presiones al alza para el tipo de cambio en 2021.

Destacan: la posibilidad de cambios institucionales a través de modificaciones a la Ley de Banco de México, lo que podría vulnerar la autonomía del banco central; la iniciativa para limitar las comisiones que cobran las Afores, que podría reducir la competencia en el sector, y la iniciativa para prohibir las subcontrataciones, lo que podría elevar el desempleo.

Escenario optimista en 2021

El escenario para 2021, según el banco, es optimista, y parece ser el de mayor probabilidad de ocurrencia, pues existe confianza en cuanto a las vacunas contra el covid-19 y la expectativa de una rápida recuperación económica en Estados Unidos.

No obstante, a pesar de que se espera que el 2021 sea un año con menor volatilidad, existen riesgos que podrían propiciar movimientos erráticos del tipo de cambio, por lo que se sugiere la toma de coberturas.

Entre los riesgos destacan, a nivel global: rebrotes del coronavirus, vacuna fallida o con efectos adversos significativos, disturbios, tensiones entre países y la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Entre los riesgos locales resalta la posibilidad de que suba la percepción de riesgo relativa sobre México por: recortes en la calificación de la deuda soberana, política no ortodoxa del gobierno, mayor proteccionismo comercial por parte de Estados Unidos y problemas en otras economías emergentes que contagien el sentimiento hacia México.

Ante los escenarios es importante recordar que el peso mexicano es la divisa más líquida de Latinoamérica y por lo tanto es muy sensible a lo que sucede en el exterior, y van cambiando a través del tiempo los factores que lo determinan.

Más de

Comentarios