La cuenta corriente registra un superávit de 5 millones de dólares: Banxico

martes, 25 de agosto de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La cuenta corriente del país exhibió un superávit de cinco millones de dólares en el segundo trimestre del año, informó el Banco de México (Banxico). De acuerdo con el reporte del banco central, dicho superávit fue resultado de créditos por 88 mil 654 millones de dólares y de débitos por 88 mil 649 millones de dólares. Como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), el saldo de la cuenta corriente se ubicó en 0.0% en el segundo trimestre de 2020, que se compara con el superávit de 1.4% del PIB registrado en el mismo periodo de 2019. “El entorno internacional que México enfrentó durante el segundo trimestre de 2020 destaca por el profundo impacto que tuvieron la pandemia del covid-19 y las medidas adoptadas para evitar su propagación sobre la actividad económica global”, explicó el banco central. También destacó que la reducción anual del saldo de la cuenta corriente en el segundo trimestre de 2020 fue resultado, principalmente, de una disminución del superávit de la balanza de mercancías no petroleras y de una ampliación del déficit de la balanza de servicios, lo que fue parcialmente contrarrestado por una reducción de los déficits de la balanza de ingreso primario y de la balanza comercial petrolera. El Banxico agregó que “sobresale que, a pesar de las afectaciones sobre la economía global, el envío de remesas al país ha mostrado resiliencia, resultando incluso en un saldo de la balanza de ingreso secundario ligeramente superior al observado en el mismo trimestre de 2019”.

Las cifras

El saldo de la cuenta corriente en el segundo trimestre de 2020 se derivó de la combinación de un déficit en la balanza de bienes y servicios por cuatro mil 772 millones de dólares, de un déficit en la de ingreso primario por cinco mil 16 millones de dólares y de un superávit en la balanza de ingreso secundario por  nueve mil 792 millones de dólares. Por su parte, al interior de la balanza de bienes, se observaron déficits de mil 063 millones de dólares en la balanza de mercancías y de cuatro millones de dólares en la correspondiente a bienes adquiridos en puertos por medios de transporte. En particular, el déficit de la balanza de mercancías en el segundo trimestre de 2020 se originó de exportaciones por 74 mil 531 millones de dólares y de importaciones por 75 mil 594 millones de dólares. Por su parte, al interior de ingreso secundario, el crédito por remesas sumó nueve mil 892 millones de dólares, lo que representa un crecimiento anual de 4.1%; en tanto que el débito por remesas alcanzó 183 millones de dólares, es decir, reducción anual de 25.6%. Por último, la cuenta financiera de la balanza de pagos registró en el segundo trimestre de 2020 un préstamo neto que implicó una salida de recursos por cinco mil 893 millones de dólares. Dicho saldo se originó de endeudamientos netos de mil 567 millones de dólares por concepto de inversión directa, de mil 065 millones de dólares en el rubro de derivados financieros y de cuatro mil 540 millones de dólares en el renglón de otra inversión; de un préstamo neto al resto del mundo de seis mil 510 millones de dólares en la cuenta de inversión de cartera; y de un aumento en los activos de reserva de seis mil 555 millones de dólares.

 Los activos financieros se recuperan

Con estas cifras, el Banco de México, puntualizó que en marzo de 2020, el país enfrentó un incremento considerable en la aversión al riesgo global, la caída en los precios del petróleo y reducciones en la calificación soberana y de Pemex, lo que en un plazo muy corto propició aumentos importantes en las primas de riesgo, así como una depreciación significativa del peso. No obstante, matizó, desde finales de ese mes y durante el segundo trimestre del año los precios de los activos financieros en México comenzaron a recuperarse, en línea con el comportamiento positivo de los mercados financieros internacionales y con los efectos de las medidas adoptadas para preservar un funcionamiento ordenado de los mercados. “A pesar de dicha recuperación, los mercados financieros no han alcanzado las condiciones previas a la emergencia sanitaria, al tiempo que destaca la incertidumbre ante los riesgos asociados a la pandemia y la persistencia de factores de riesgo idiosincrásicos en torno a la posición fiscal del país y la calificación crediticia de la deuda soberana y de Pemex, entre otros”, concluyó.