La inversión fija bruta aumentó 20.1% en junio, informa el Inegi

lunes, 7 de septiembre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro). - La Inversión Fija Bruta (IFB) creció 20.1% en junio pasado, respecto a mayo, tras la reapertura de la economía, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Aunque el indicador tuvo su mayor incremento desde 1994, el avance del mes sólo compensa parcialmente la caída de 30.2% que se dio en abril. Al interior de la IFB, la correspondiente a la inversión en maquinaria y equipo se elevó 25.8%; mientras que los gastos que los empresarios hicieron en construcción se elevaron 13.7% en junio, respecto al mes inmediato anterior. En su comparación anual la Inversión Fija Bruta registró una caída de 24.1%, cifra que se ubica ligeramente por debajo del estimado del consenso de -23.6%, pero que muestra una mejora sustancial frente al fondo de la crisis, cuando la inversión llegó a estar 39.9% por debajo del año pasado.

DEBES LEER:

https://www.proceso.com.mx/641706/mexico-inversion-fija-bruta-mayo-2020-inegi “Con estos resultados, en el acumulado de todo 2020, el indicador ha descendido 20.9%, por lo que el camino hacia la recuperación aún luce prolongado. “Además, existe incertidumbre sobre la trayectoria que prevalecerá una vez descontado el efecto rebote, pues por varios meses la inversión se ha caracterizado por sufrir descensos constantes, siendo enero de 2019 la última ocasión que se registró una tasa anual positiva”, señaló el análisis del Grupo Financiero Monex. Agregó que, durante junio, los flujos de inversión tuvieron un rebote importante que alimentó gran parte de la recuperación del PIB al cierre del trimestre. Sin embargo, en línea con los patrones de otros indicadores, las mejoras se limitaron a ciertos sectores, en tanto que otros, como la construcción no residencial, permanecen en un muy mal estado. “Hacia adelante pensamos que la inversión y el gasto del gobierno serán los elementos de la demanda agregada que más se desacelerarán en la segunda mitad del año, lo que invariablemente tendrá un efecto negativo sobre el crecimiento potencial de los próximos años y retrasará la convergencia de la economía con sus niveles previos al covid-19”, adelantó el análisis.