'No es sostenible” el enfoque austero del gobierno de México en su presupuesto: Moody’s

miércoles, 9 de septiembre de 2020 · 21:33
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La vicepresidenta senior de la agencia calificadora Moody’s Investors Service, Nymia Almeida, consideró que el enfoque austero del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en su presupuesto de 2021 “no es sostenible”. “No es sostenible (…) No se puede repetir cada año (…) es una limitante”, advirtió durante su participación en el seminario anual de Moody’s. Y más que por la deuda, dijo, existe preocupación por el crecimiento económico del país. Sin embargo, no espera que la nota soberana se degrade a un valor “basura” en los próximos 12 meses, pese a la perspectiva negativa actual. Nota relacionada: Arturo Herrera explica el no endeudamiento ni cambio en impuestos en Paquete Económico 2021 A su vez, Ariane Ortiz-Bollín, analista senior de la calificadora, manifestó que el país no tiene desequilibrios macroeconómicos que provoquen una reducción en sus notas crediticias. “Si comparamos el nivel de deuda y el nivel de gasto de intereses e ingresos del gobierno, es más favorable que otros países. México sigue sin tener desequilibrios macroeconómicos importantes que nos hagan pensar que haya choques importantes del sector externo”, explicó. Consideró “optimista” la perspectiva de crecimiento económico planteada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), de 4.6%, para el próximo año. Y aseguró que la recuperación del Producto Interno Bruto (PIB) será después de tres años. “El crecimiento económico en México a mediano plazo será más bajo a lo que se tenía antes. Si bien esperamos un rebote de 3.8% para el siguiente año, no esperamos que el PIB se recupere en los próximos tres años, hasta después de 2023. Esto es una marcada diferencia comparada con el G-20, ya que habrá países que tengan una recuperación, pero no tan lenta como la de México”, apuntó. Nota relacionada: Paquete Económico 2021: qué plantea y qué proyectos y programas privilegia En ese sentido, advirtió que “al tener menos crecimiento, hay menores ingresos para el gobierno y se vuelve más delicado el tema de las finanzas públicas, tema que es un factor importante para la calificación del país”. Por último, la analista consideró que el gobierno tiene como fin transmitir confianza a las agencias calificadoras, inversionistas y mercados financieros, al cumplir sus metas fiscales, pero si los supuestos económicos presentados en el presupuesto “no son creíbles y muy optimistas, y la forma de alcanzar sus metas es con medidas de corto plazo, podemos cuestionarnos sobre la sostenibilidad de las políticas públicas que se ponen en la mesa”.