Economía

El peso inicia la semana como la divisa más depreciada de las economías emergentes

Se ha elevado la percepción de riesgo con respecto a México debido al rezago en la campaña de vacunación de covid-19, la aprobación del dictamen de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, así como la posibilidad de apagones ante la baja capacidad de almacenamiento de gas natural en el país.
martes, 23 de febrero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El peso inició la semana como la divisa más depreciada de las economías emergentes, ante la incertidumbre interna provocada principalmente por la aprobación de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE).

En ventanillas bancarias el billete verde se ofertó en 21.03 unidades, mientras que en operaciones al mayoreo se cotizó en 20.64 pesos, nivel no visto desde el pasado 5 de noviembre.

De esta forma, el peso mexicano se ubicó como la divisa más depreciada, con una caída de 1.59%, seguida del real brasileño, con 1.32%; el peso colombiano, 1.07%, y la lira turca, con 0.78%, observándose debilidad principalmente para las monedas de economías emergentes.

La depreciación del peso es resultado de los siguientes factores, de acuerdo con el análisis del Banco Base:

Se ha elevado la percepción de riesgo con respecto a México debido al rezago en la campaña de vacunación de covid-19, la aprobación del dictamen de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, así como la posibilidad de apagones ante la baja capacidad de almacenamiento de gas natural en el país, y el anuncio de que seguirán los apoyos fiscales a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Por otra parte, hubo un “contagio” por parte de la depreciación del real brasileño, luego de que el presidente Jair Bolsonaro despidió al titular de Petrobras por un desacuerdo en cuanto a los precios del petróleo. Como consecuencia, el mercado teme que la administración de Bolsonaro abandone su postura de libre mercado y voltee hacia el intervencionismo.

En las últimas seis sesiones el peso acumula una depreciación de 4% por factores principalmente internos, que podrían seguir generando presiones que podrían llevar al tipo de cambio en el corto plazo a un nivel de 21 pesos por dólar, para dirigirse después hacia la resistencia técnica de 21.50 pesos por dólar, advirtió el análisis.

Comentarios