Banxico

Banxico ajusta al alza previsión de crecimiento para la economía mexicana: de 3.3%. a 4.8% este año

El Banco de México (Banxico) ajustó al alza su previsión de crecimiento para la economía mexicana para este año, situándola en un escenario central de 3.3%. a 4.8%
miércoles, 3 de marzo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Banco de México (Banxico) ajustó al alza su previsión de crecimiento para la economía mexicana, este año, situándola en un escenario central de 3.3%. a 4.8%, mientras que para 2022 elevó su pronosticó del Producto Interno Bruto (PIB) de 2.6% a 3.3%.

En su informe trimestral de inflación, el banco central precisó que el límite superior supone una menor debilidad al inicio de 2021 y posteriormente una recuperación más acelerada que en el escenario central.

Ello como resultado de un menor efecto sobre la actividad económica por el endurecimiento de las medidas para contener la pandemia, un mayor impulso de la demanda externa y una mayor reactivación de diversos sectores económicos y del mercado laboral respecto de lo supuesto en el escenario central. Esto último posiblemente relacionado a mayores avances en la campaña de vacunación, tanto a nivel nacional como internacional.

Bajo esta trayectoria, las previsiones del PIB para 2021 y 2022 se ubican en 6.7 y 3.4%, respectivamente.

En el escenario inferior, en el que el pronóstico de crecimiento se ubica en 2.8% para este año y en 3% el siguiente, supone una mayor afectación a la actividad económica en los primeros meses de 2021.

“Ello como resultado de afectaciones de mayor duración y profundidad por las medidas para contener la pandemia que en el escenario central, y por la incertidumbre en relación con la continuidad de estímulos fiscales en diversos países”, acotó el informe.

Entre los riesgos a la baja que detectó el Banxico para el crecimiento de la economía mexicana se encuentran los siguientes:

Que se prolonguen las medidas de distanciamiento social o se retomen medidas más estrictas, tanto a nivel global como nacional, ocasionando una mayor o más prolongada afectación de la actividad económica, o bien que haya retrasos en la producción, distribución o aplicación de las vacunas.

Asimismo, que se observen episodios adicionales de volatilidad en los mercados financieros internacionales y se afecten los flujos de financiamiento para las economías emergentes.

Esto podría ocurrir como resultado de episodios de mayor aversión al riesgo, por aumentos en las tasas de interés de largo plazo en Estados Unidos, o por una pérdida de confianza de los inversionistas dependiendo de la evolución del brote de covid-19 a nivel mundial.

Otro de los riesgos es que las afectaciones causadas por la pandemia sean mayores a las previstas o que sus secuelas sobre la economía sean más permanentes.

El banco central también destacó una posible reducción en la calificación de la deuda soberana y la de Pemex, lo que podría afectar el acceso a los mercados financieros.

También advirtió que persiste el entorno de incertidumbre interna que ha afectado a la inversión, y ello podría ocasionar que se difieran o cancelen planes de inversión o que los consumidores reduzcan su gasto de manera precautoria.

La institución encabezada por Alejandro Díaz de León destacó como riesgo que no se llegue a un acuerdo sobre la regulación de subcontratación que permita, al mismo tiempo, proteger el empleo y los derechos de los trabajadores y lograr una asignación eficiente y flexible del trabajo.

El reporte del Banxico recordó que la recuperación de la economía continuó durante el cuarto trimestre de 2020, incluso a un ritmo ligeramente mayor que el esperado en el informe anterior. No obstante, la actividad económica se mantiene por debajo de su nivel previo a la emergencia sanitaria y enfrenta un entorno de alta incertidumbre.

Al igual que en otros países, abundó, desde finales de 2020 se presentó en México un recrudecimiento de la pandemia, lo que condujo a nuevas restricciones a algunas actividades en diversas entidades federativas, mismas que se extendieron a otros estados a principios de 2021.

Además, remató, en febrero de 2021 se presentaron algunas interrupciones del suministro eléctrico y de gas natural en ciertos estados, principalmente del norte, asociadas al congelamiento de ductos de gas en Texas, lo que ha afectado transitoriamente algunas actividades, principalmente a la industria manufacturera.

Más de

Comentarios