Economía

Moody's ratifica calificación crediticia de México con perspectiva negativa

La agencia calificadora Moody’s Investors Service ratificó la calificación crediticia de las notas soberanas de México, que se ubican en “Baa1” con perspectiva “Negativa”.
jueves, 29 de abril de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La agencia calificadora Moody’s Investors Service ratificó la calificación crediticia de las notas soberanas de México, que se ubican en “Baa1” con perspectiva “Negativa”.

De acuerdo con la firma con sede en Nueva York, la decisión de afirmar las calificaciones de riesgo, a pesar de evidencias en la erosión de algunas de las métricas de crédito de México, refleja dos principales factores:

En primer lugar, el deterioro en las cuentas fiscales ha sido limitado, y es probable que continúe siendo limitado, en parte como consecuencia de la austeridad fiscal adoptada durante la crisis.

En segundo lugar, la pronunciada contracción económica –de alguna manera consecuencia de la postura fiscal austera-- será probablemente revertida, con el crecimiento a mediano plazo regresando a su tendencia pre-pandemia, apoyada en el corto plazo por crecimiento robusto en Estados Unidos.

La decisión de mantener la perspectiva “Negativa” refleja riesgos a la baja, en parte como consecuencia de lo que Moody's considera un debilitamiento en el marco de políticas públicas.

“La débil recuperación de la inversión y de la demanda interna, además del limitado crecimiento en productividad, aumentan el riesgo de que el crecimiento en el mediano plazo sea más bajo de lo que Moody's espera”, añadió la firma.

Asimismo, consideró que las cuentas fiscales están expuestas tanto a los riesgos de que el crecimiento económico sea menor de lo esperado como a la posibilidad de que el apoyo financiero a Petróleos Mexicanos (Pemex) sea mayor de lo que Moody's espera, dado que “es poco probable que la estrategia actual sea exitosa en abordar los retos estratégicos de la empresa, además de los retos que enfrenta el sector energético en su conjunto”.

Abundó que, aun cuando la economía se contrajo 8.2% comparado con la proyección de Moody's de una contracción del PIB real de 3.7% al inicio de la pandemia, la deuda a nivel gobierno federal sólo se incrementó alrededor de seis puntos porcentuales del PIB en 2020, en línea con las expectativas de la agencia de calificación en aquel entonces.

“La resiliencia de los ingresos gubernamentales como resultado de los esfuerzos por mejorar la recaudación tributaria, además de menor gasto corriente, llevaron a un incremento relativamente pequeño en el déficit fiscal a 2.4% de PIB, de 1.8% en 2019. La decisión de apoyar a Pemex vía la bursatilización de activos, en vez de transferencias directas ayudó a contener el aumento de deuda el año pasado”, reconoció.
|
Hacia futuro, Moody's espera que la postura fiscal conservadora que ha caracterizado a la administración actual continúe durante la segunda mitad del sexenio. Relacionado a esto, la agencia calificadora espera que el apoyo financiero a Pemex vía transferencias o reducciones de impuestos se mantenga limitada en alrededor de 1% de PIB por año.

Mientras hay posibilidades limitadas de una mejora material en la baja base de ingresos gubernamentales, Moody's espera que éstos se mantengan relativamente estables como porcentaje del PIB, en parte reflejando los esfuerzos de las autoridades tributarias por combatir la evasión fiscal y mejorar la recaudación.

Por otra parte, espera que la reforma tributaria planeada para 2022 sea de naturaleza administrativa.

En cuanto al crecimiento económico, prevé una tenue recuperación del crecimiento económico de 5.6% en 2021 y de 2.7% en 2022. Sin embargo, en el mediano plazo la firma proyectó que la economía regrese al mismo potencial de alrededor de 2% por año que se esperaba antes de la pandemia.

De las presiones a la baja, Moody's confía que la inversión continúe siendo de alrededor de cuatro puntos porcentuales por debajo de lo que era hace cinco años, con implicaciones negativas para el crecimiento de productividad ya de por sí muy bajo.

“La baja inversión refleja sentimientos negativos y preocupaciones persistentes del sector privado sobre cambios regulatorios y legales adicionales que pudieran impactar de manera negativa las condiciones de negocio, debido tanto a propuestas de ley como a confrontaciones recurrentes con el sector privado, a pesar de acuerdos en ciertas áreas”.

Agregó que mientras el gobierno reconoce la necesidad de promover la inversión, su éxito en logarlo, o la persistencia del problema en la siguiente administración está por verse.

De las presiones al alza, el crecimiento este año y el próximo se verá beneficiado por lo que Moody's espera sea una muy fuerte recuperación de la economía estadunidense, con exportaciones y producción manufactureras más elevadas, aunado a un rebote post-pandemia en consumo.

En su cuenta de Twitter, el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Gabriel Yorio, celebró que Moody’s ratificara la calificación del país.

“Moody’s ratifica la calificación crediticia para la deuda soberana de México en moneda extranjera en Baa1.El país queda tres niveles por arriba del grado de inversión, lo que reafirma la fortaleza fiscal y el manejo prudente de las finanzas públicas”, escribió.

Comentarios