Fitch Ratings

Fitch Ratings mantiene notas crediticias de México en "BBB-" con perspectiva "estable"

La agencia calificadora advirtió que la intervención del gobierno, a través de las reformas en sectores como la energía, podría desalentar la inversión y el crecimiento potencial del país.
lunes, 17 de mayo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La agencia calificadora Fitch Ratings mantuvo las notas crediticias de México en ‘BBB-‘ con perspectiva ‘estable’, aunque advirtió que la intervención del gobierno, a través de las reformas en sectores como la energía, podría desalentar la inversión y el crecimiento potencial del país.

La firma señaló que la calificación de México está respaldada por un marco de política macroeconómica consistente en finanzas externas relativamente estables y sólidas, además de una deuda como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) proyectada en niveles ligeramente por debajo de la mediana de 'BBB'.

Asimismo, la calificación está restringida por una gobernanza relativamente débil, un desempeño silencioso de crecimiento a largo plazo y las implicaciones para las propias finanzas del gobierno federal en su estrategia de aliviar la carga tributaria de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Por su parte, la perspectiva ‘estable’ se ampara por el desempeño relativamente sólido de las finanzas públicas, a pesar de los desafíos a mediano plazo.

“Esto respalda nuestra evaluación de la credibilidad de la política macroeconómica como una fortaleza de calificación y un respaldo a la confianza del sector privado, a pesar de algunos riesgos de gobernabilidad y política microeconómica”, explicó.

Sin embargo, la agencia calificadora advirtió que un patrón de intervención del gobierno en los mercados y algunos organismos reguladores, junto con propuestas de reforma controvertidas, podrían desalentar la inversión, ejerciendo un lastre sobre el potencial de crecimiento.

En muchos casos, acotó, tales propuestas (como cambios a la ley del Banco de México o cambios a la ley que regula la subcontratación laboral) han sido modificadas después de consultas con el sector privado antes de convertirse en ley, o han sido suspendidas por los tribunales.

En ese contexto, Fitch adelantó que la calidad regulatoria, uno de los seis pilares de los Indicadores de Gobernanza del Banco Mundial (WBGI), podría verse afectada, “debilitando potencialmente la puntuación de WBGI en nuestro Modelo de Calificación Soberana”.

La firma recordó que los cambios más recientes afectan al sector energético, donde el Estado controla a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“El Congreso aprobó recientemente la Ley de la Industria Eléctrica que cambia las reglas para priorizar el envío de energía a la red de generadores térmicos propiedad de CFE. La ley fue suspendida por los tribunales en marzo, en general por inconstitucional. La Cámara Baja aprobó una reforma de la Ley de Hidrocarburos que permitiría al gobierno suspender las licencias otorgadas a inversionistas del sector privado en petróleo y gas en ciertas circunstancias, pero los artículos relevantes de la ley también fueron suspendidos”, señaló el reporte.

Según Fitch Ratings, las elecciones de mitad de período al Congreso, que se celebrarán el próximo 6 de junio, podrían cambiar el equilibrio de poder, haciendo que el gobernante partido Morena y sus aliados pierdan su mayoría de dos tercios en la Cámara Baja, lo que dificultaría la aprobación de cambios constitucionales.

Sin embargo, apuntó, aún podría ser posible aprobar cambios en el Congreso, ya que estos también requieren la ratificación de la mayoría de las legislaturas estatales.

“Existe una ruta alternativa de referéndum para aprobar reformas constitucionales, pero las reformas que afectan los ingresos y gastos del gobierno no son elegibles. Un referéndum revocatorio sobre la continuación del presidente Andrés Manuel López Obrador en el cargo podría realizarse el 1 septiembre de 2022”, concluyó la calificadora.

Comentarios