Evergrande

Con una deuda de más de 300 mil mdd, la inmobiliaria china Evergrande está a punto de quebrar

Pese a que la empresa tiene mil 300 proyectos inmobiliarios en más de 280 ciudades chinas y ha vendido más de 12 millones de inmuebles, sus acciones se desplomaron 11.6% tras el vencimiento de pago, este viernes 24.
viernes, 24 de septiembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La empresa inmobiliaria china Evergrande está a punto de quebrar: tiene una deuda que supera los 300 mil millones de dólares y el jueves se venció el plazo para pagar los intereses de dos bonos que sumaban alrededor de 84 millones de dólares.        

“El sistema financiero chino está bajo una enorme presión. Si cae Evergrande puede poner en riesgo a todo el sistema financiero del gigante asiático, precipitando una crisis financiera que no sólo afectaría a China, sino a todo el mundo”, señaló Carlos Parodi Trece, profesor de Economía de la Universidad del Pacífico de Perú, en un hilo de Twitter.

Pese a que la empresa tiene mil 300 proyectos inmobiliarios en más de 280 ciudades chinas y ha vendido más de 12 millones de inmuebles, sus acciones se desplomaron 11.6% tras el vencimiento de pago, este viernes 24.

De acuerdo con Bloomberg, Evergrande debe devolver los intereses de algunos préstamos bancarios el lunes 27, pero las autoridades chinas han informado a los principales bancos que no recibirán esos pagos: en total 100 millones de dólares. Como consecuencia, la bolsa de valores cayó y el gobierno chino guardó silencio.

En los últimos años la empresa adquirió una deuda para financiar proyectos que generaron empleos directos para 200 mil personas e indirectos para casi 4 millones más, pero al funcionar con el dinero que recibe de la preventa de departamentos en construcción, cuyas ventas han disminuido, se sobre endeudó.

“Además, aquellos que compraron los inmuebles y ven que no se pueden terminar, naturalmente se manifiestan de manera pública en contra de la empresa y piden la devolución de su dinero”, publicó el profesor en el diario Gestión, de Perú.

Ahora no puede pagar a los proveedores y éstos no le siguen entregando insumos para que Evergrande siga construyendo, generándose así un círculo vicioso, por lo que a China le quedan dos opciones: dejar caer a Evergrande o que el gobierno rescate a la empresa.

Parodi Trece comparó la situación de Evergrande con el caso Lehman Brothers de Estados Unidos, cuando el banco de inversión quebró en 2008 y originó la primera crisis internacional del siglo XXI. En ese entonces, el gobierno estadunidense no rescató al banco.

Por eso, el profesor de Economía ilustró ambos escenarios. Si el gigante inmobiliario quiebra, crearía un colapso de las empresas que le venden a Evergrande, como los bancos que le prestaron, y la reacción natural de sus prestamistas es prestar menos ante la posibilidad de una crisis crediticia. “Y sin crédito, se seca la economía”, indicó.

Con el rescate por parte del gobierno, bajo la idea de que “es muy grande para quebrar”, el problema sería la señal que estarían dando las autoridades para otros conglomerados empresariales que pensarán que serán rescatados si tienen problemas, por lo que asumirían más riesgos, agregó.

¿Qué es Evergrande?

Es el segundo desarrollador inmobiliario más grande de China. Es parte de Global 500, o sea que también es una de las empresas más grandes del mundo. Cotiza en Hong Kong y tiene su sede en la ciudad de Shenzhen, al sur de China.

La fundó Xu Jiayun, un multimillonario chino conocido como Hui Ka Yan en cantonés. Era considerado uno de los hombres más acaudalados de China.

Aparte de la construcción de viviendas, Evergrande adquirió, en 2010, el equipo de futbol Guangzhou Evergrande, que construyó la escuela de futbol más grande del mundo, con un costo de 185 millones de dólares.

Además, construyó los parques de diversiones y temáticos Evergrande Fairyland y Ocean Flower Island, en Hainan, la provincia tropical de China conocida como “el Hawai chino”, que incluye una isla artificial, centros comerciales, museos y parques de atracciones.

También adquirió empresas tecnológicas, seguros de vida, vehículos eléctricos, negocios de alimentos y bebidas, entre otros.

Actualmente trabaja en la construcción del estadio de futbol más grande del mundo, con un costo de mil 700 millones de dólares. Tiene forma de flor de loto gigante y albergaría en sus butacas a 100 mil personas. Se espera que se termine de construir a finales de 2022.

Comentarios