Piden que universidades de EU protejan a indocumentados de las 'garras” de Trump

miércoles, 16 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En respuesta a las amenazas de Donald Trump, de deportar a millones de personas que se encuentran ilegalmente en Estados Unidos, estudiantes de aproximadamente 80 universidades y centros educativos pidieron que sus planteles se conviertan en refugios para proteger a alumnos y empleados de cualquier medida represiva del presidente electo. La medida incluye a todos los estudiantes indocumentados y a aquellos que hasta ahora se han beneficiado de la acción diferida del presidente Barack Obama, que excluye de la deportación a quienes llegaron de niños al país y han crecido en Estados Unidos, según un despacho informativo de la agencia AP. Se anunció que este miércoles habría diversas marchas en distintas universidades, entre ellas la de Yale en Connecticut y la de Rutgers en Nueva Jersey. Los activistas exigen que sus planteles sean declarados santuarios para cualquier persona en peligro de ser deportada, y en las redes sociales usan el hashtag #SanctuaryCampus. Ramón Garibaldo, de la Universidad de Yale, dijo que las medidas de protesta se inspiran en las manifestaciones de la semana pasada tras la victoria electoral de Trump, quien durante la campaña insultó a inmigrantes llamándolos violadores y criminales. Las ciudades de Los Ángeles, San Francisco, Chicago, Seattle, Portland, Providence y la capital del país, Washington DC, además del estado de Nueva York y las universidades más prestigiosas del territorio, se declararon el martes en rebeldía frente a Trump y prometieron proteger a los inmigrantes ilegales de las deportaciones masivas. Este miércoles, asambleístas del estado de Nueva York, así como activistas y estudiantes, pidieron al presidente Obama que ayude a los beneficiados con el programa suspendiendo su deportación de forma permanente a través de un perdón presidencial antes de que el mandatario electo Donald Trump llegue a la Casa Blanca, en enero próximo. En ruedas de prensa celebradas en la ciudad de Nueva York y en la capital del estado de Nueva York, Albany, destacaron que los 750 mil jóvenes son beneficiarios de un programa de alivio migratorio que aprobó Obama en 2012 para ayudar a inmigrantes que fueron traídos ilegalmente a Estados Unidos por sus padres cuando eran niños. El programa les concedió un permiso de trabajo y la suspensión temporal de su deportación. Durante su campaña electoral, Trump prometió que eliminaría el programa si llegaba a la presidencia, dejando en duda qué pasaría con estos jóvenes. El perdón no resolvería su situación migratoria, pero los protegería de ser expulsados del país.

Comentarios

Otras Noticias