Relación comercial México-EU no sufrirá cambios con Trump: Jacobson

martes, 22 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Actores relevantes de Estados Unidos en México señalaron este martes que la relación comercial entre ambos países no sufrirá cambios con la presidencia de Donald Trump –quien asumirá la presidencia de ese país el próximo 20 de enero–, pese a que el magnate anunció durante su campaña que renegociaría los términos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para beneficiar a Estados Unidos. La embajadora Roberta Jacobson aseveró que la relación comercial está fuerte, “sin importar el gobierno que está en frente”, y Jeff Flake, senador republicano por Arizona, reiteró que Estados Unidos valora “ciertos puntos” de la relación bilateral en materia de seguridad fronteriza, migración y comercio. Por su parte, José María Zas, presidente de American Chamber de México (Amcham), aseguró que Trump “va a hacer prevalecer el sentido común y la racionalidad”. Destacó que Amcham “tendrá un papel muy positivo en la relación bilateral con Estados Unidos”, pues agrupa a mil 400 empresas estadunidenses que operan en México y que pueden abogar en Washington a favor del TLCAN. “Creemos que van a ser buenos tiempos”, insistió Zaz, quien también es director general de American Express en México, América Latina y el Caribe, y analizó la elección de Trump como una “oportunidad”, pero de ninguna manera como una “crisis”. “En los grandes números no habrá una merma importante” en las inversiones de empresas estadunidenses en México a largo plazo, puntualizó Aseveró, asimismo, que el TLCAN requeriría una “modernización” para adecuarse a la realidad actual. Añadió: “El presidente de Estados Unidos es un hombre de negocios, y como buen hombre de negocios va a hacer prevalecer el sentido común, la racionalidad y el punto de vista de los negocios para desarrollarlos en una forma importante para ambos países”. Según Zas, la reacción de los mexicanos ante la futura administración de Trump se debió a “las cosas que se dijeron” durante la campaña, entre ellas que los migrantes mexicanos en Estados Unidos son “violadores” y “ladrones”, o que México pagaría para la extensión del muro fronterizo. “Los temas de campaña son los temas de campaña”, planteó. Estimó que México y Estados Unidos forman parte de una economía integrada, cuyo competidor a nivel global es China. “Hacer campaña es distinto a gobernar” En la biblioteca Benjamín Franklin, el centro oficial de información de la embajada estadunidense, ubicada en la colonia Juárez, el senador Flake insistió en que “hacer campaña es distinto a gobernar”, y consideró que los mexicanos con los que platicó “entendieron” ese punto. “Mi mensaje aquí es: Valoramos en Estados Unidos nuestra relación con México en distintos puntos, sobre todo los temas de seguridad, de migración y de comercio. Y en Arizona particularmente”, declaró el republicano al precisar que los congresistas de los estados fronterizos darán a conocer a la nueva administración “cuánto el comercio con México es importante para nosotros”. Reiteró que varias de las medidas que anunció Trump durante su campaña necesitarán el aval del Congreso estadunidense para concretarse –como lo documentó Proceso después de las elecciones–, e insistió: “El Congreso va tener un papel mayor a lo que piensa la gente”. Minutos más tarde planteó la “necesidad” de reforzar la seguridad fronteriza –mediante “barreras” y “tecnologías de vigilancia”–, al tiempo de abrir la misma frontera al comercio. Al ser cuestionado sobre la declaración de Trump, según la cual “México pagaría el 100%” del muro fronterizo, Flake se negó a contestar la pregunta y simplemente dijo: “No ha mencionado el tema en las semanas recientes”. Luego soltó: “Apreciamos los esfuerzos que realiza México en materia de seguridad”. Sin mencionar el Programa Frontera Sur –mediante el cual el gobierno mexicano cerró su territorio a los migrantes centroamericanos–, el senador aplaudió la labor del gobierno para “asegurarse que quienes cruzan la frontera sur de México (…) no intenten atravesar por malos propósitos”. Celebró, asimismo, la colaboración en materia de deportación y “en otros temas de seguridad”. Flake no podría calificarse como vocero de Donald Trump, ya que en septiembre pasado el magnate lo tachó de ser un “senador muy débil e ineficiente”, después de que éste adoptó una postura crítica contra el candidato republicano y anunció en CNN que no votaría por él. El senador se reunió hoy con Paulo Carreño King, subsecretario para América del Norte de la Cancillería, y por la tarde sostuvo otro encuentro con José Antonio Meade Kuribreña, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), e Ildefonso Guajardo, secretario de Economía. Salida cercana Horas antes, al inaugurar la nueva sede de la Amcham en México –ubicada en una torre corporativa del Paseo de Reforma, a dos edificios de la embajada de Estados Unidos–, la embajadora Roberta Jacobson aseveró que los compromisos entre ambos países existen “sin importar el gobierno que está en el frente”. Jacobson llegó a la sede diplomática el pasado 17 de mayo, 10 meses después de que la administración de Barack Obama la nombró oficialmente para sustituir al exembajador Anthony Wayne, quien desocupó el cargo en julio de 2015. Durante ese lapso, la oposición republicana en el Congreso estadunidense se negó a aprobar el nombramiento de la mujer cercana de los Clinton, y quien operó la normalización de las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba.

Comentarios

Otras Noticias