Con maratónicos cierres de campaña, Clinton y Trump intentan vencer apatía electoral

lunes, 7 de noviembre de 2016
WASHINGTON (apro).- Tras una larguísima campaña presidencial de poco más de año y medio, los candidatos demócrata, Hillary Rodham Clinton, y republicano, Donald Trump, pidieron a los estadunidenses que los apoyen con su voto en los comicios de este martes 8 de noviembre para ganar la Casa Blanca. En cierres de campaña maratónicos en 13 estados en un solo día, Clinton y Trump intentaron entusiasmar a los electores con argumentos como el “salvar” al país de caer en una crisis de credibilidad. “A todos a quienes no han tomado la decisión final en esta elección, está muy clara: dejarán que Estados Unidos caiga en manos de un inexperto y capacitado”, declaró Clinton durante un acto en el estado de Michigan. [caption id="attachment_461702" align="alignnone" width="1200"]El candidato presidencial republicano Donald Trump sostiene su cabeza mientras habla durante el último día de campaña, en Scranton, Pensilvania. Foto: AP/ Mel Evans El candidato presidencial republicano Donald Trump sostiene su cabeza mientras habla durante el último día de campaña, en Scranton, Pensilvania. Foto: AP/ Mel Evans[/caption] “Depende del pueblo de Estados Unidos que hagamos justicia en esta elección, no podemos permitir que una corrupta nos gobierne”, aseguró por su parte Trump, quien al cierre de su campaña hizo proselitismo en Florida, Carolina del Norte, Michigan y New Hampshire. Ambos candidatos se mostraron seguros de ganar las elecciones de este martes 8 de noviembre. Las encuestas de voto popular a nivel nacional siguen marcando una ventaja de la demócrata sobre el republicano de dos puntos porcentuales. Los sondeos de la tendencia electoral a nivel estatal establecen por el momento que la exsenadora tendría más de 270 de los 538 votos del Colegio Electoral en disputa que se requieren para ganar la presidencia. Los expertos y los encuestadores establecen que la elección se determinará por los votantes de unos cinco estados: Carolina del Norte, Nevada, Ohio, Florida y New Hampshire. De acuerdo con los cálculos matemáticos, si ella gana los 15 votos del Colegio Electoral de Carolina del Norte y asegura los 20 de Pensilvania, aun perdiendo los 29 de Florida tendría garantizada la victoria de este martes. Hillary Clinton cerró su campaña presidencial con un evento en Filadelfia, Pensilvania, acompañada del presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama. Incertidumbre y apatía La incertidumbre que enmarca los comicios presidenciales se sustenta en las encuestas de la tendencia del voto popular a nivel nacional, donde se destaca la estrechez del margen de diferencia de la demócrata sobre el republicano. Una de las preocupaciones de la campaña de ambos aspirantes es la apatía electoral. Aunque se calcula que podrían votar unos 129 millones de estadunidenses, los candidatos de ambos partidos están conscientes de la posibilidad de que ocurra un abstencionismo superior al esperado. En estados como Pensilvania, Carolina del Norte y Ohio, el presidente Obama pidió a los electores afroamericanos que acudan a las urnas a votar. A diferencia de lo ocurrido hace cuatro años en la campaña de reelección de Obama, los especialistas sostienen que ha habido una reducción de 29% de los votantes de origen africano. De entre las minorías étnicas, la hispana o latina es la que tiene más afluencia en las elecciones adelantadas que se realizan desde hace varios días en Estados Unidos. Según expertos, el voto latino podría incluso ser la clave para determinar el resultado electoral en estados como Florida, Nevada, Nuevo México y hasta Pensilvania. Desde las encuestas realizadas a partir de julio, cuando Clinton y Trump fueron declarados candidatos oficiales de sus respectivos partidos, ambos son considerados por los electores como las peores opciones para determinar quién ostentará el Poder Ejecutivo. Con un margen de 7 a 3 de cada 10 votantes estadunidenses, a Clinton la consideran mejor candidata y opción que el magnate inmobiliario. Sin embargo, 6 de cada 10 electores aseguran que Clinton no es una persona honesta, sino corrupta y desconfían de ella. No obstante, por encima de esta percepción la tienen como mejor candidata que Trump y la ven como más capacitada para ser presidenta.

Comentarios

Otras Noticias