Fitch Ratings advierte riesgos en economía mexicana por triunfo de Trump

miércoles, 9 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca ya cimbró las expectativas de la economía mexicana, que enfrenta presión de su perfil crediticio, de acuerdo con Fitch Ratings. Mediante un comunicado, la agencia con sede en Londres, Inglaterra aseguró que “el triunfo de Donald Trump en la elección presidencial de Estados Unidos (EUA) aumenta la incertidumbre económica para México y puede añadir riesgos a la baja para el crecimiento económico”. De hecho, señaló que el deterioro de los vínculos económicos, comerciales y financieros con la Unión Americana presionaría el perfil crediticio soberano de México, que actualmente se ubica en “BBB” con perspectiva “Estable”. Y no quedó ahí. Fitch informó que monitoreará la evolución de estos riesgos, la efectividad de las políticas con las que las autoridades respondan y las implicaciones para el crecimiento de México, así como las finanzas públicas, trayectoria de deuda y las cuentas externas. Sin embargo, advirtió que “un crecimiento débil y un deterioro en la dinámica de deuda pública serían negativos para las calificaciones de México”. La calificadora recordó que la campaña electoral ocasionó volatilidad en el peso, la cual se prevé que continuará. Durante 2016, explicó, México ha abordado el impacto potencial de la volatilidad del mercado financiero. “El Banco de México ha incrementado las tasas en 150 puntos base en lo que va del año, incluyendo un alza de 50 puntos base  en septiembre. Las autoridades también han aumentado la línea de crédito flexible a dos años con el Fondo Monetario Internacional en alrededor de 21 mil millones de dólares a un total de 88 mil millones. Esto provee una protección contra salidas desordenadas de capital y volatilidad de mercado severas”, precisó. Durante su campaña, el presidente electo Donald Trump realizó declaraciones de apoyo a un proteccionismo comercial mayor (incluyendo la potencial renegociación o terminación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte o TLCAN), el bloqueo de las remesas de los trabajadores y la construcción de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos. Eso sí, Fitch acotó que la probabilidad y viabilidad de implementar estas políticas no es clara. Sin embargo, la llegada de una administración liderada por Trump incrementa la incertidumbre económica para México debido a los lazos económicos estrechos de México con el vecino país del norte. “Estos vínculos han aumentado significativamente desde la adopción del TLCAN en 1994. México envía poco más de 80% de sus exportaciones a EUA, país que es también su fuente principal de flujos de inversión extranjera directa (ésta alcanzó 2.5% del Producto Interno Bruto [PIB] en 2015). México recibe anualmente alrededor de 2% del PIB en remesas de trabajadores, también predominantemente desde Estados Unidos”, precisó. Fitch Ratings alertó que “cualquier impacto a las exportaciones o las remesas probablemente ampliaría el déficit moderado de la cuenta corriente de México. La debilidad en el sector industrial estadunidense se ha sentido en México en este año, con exportaciones no petroleras que disminuyeron 2.4% entre enero y septiembre”. En su Perspectiva Económica Global de septiembre, Fitch redujo la proyección de crecimiento de México a 2% desde 2.4% como reflejo de la actividad económica débil del segundo trimestre de 2016. La calificadora prevé un crecimiento de 2.6% en 2017, pero el resultado de la elección presidencial estadunidense pondría esto en riesgo si afectara la confianza local y retrasara la inversión hasta que hubiera mayor claridad sobre la postura de la nueva administración hacia México. EU no se salva La Unión Americana no se salva de que su perspectiva crediticia disminuya ante la llegada de Trump al poder. Según Fitch, el impacto a mediano plazo de las políticas económicas y fiscales del presidente electo, de ser implementadas en su totalidad, serían negativas para la calidad crediticia del soberano. “Hay incertidumbre sobre el detalle del programa del presidente Trump, hasta qué grado lo ejecutará y su capacidad para implementarlo. Esto último dependerá del nivel de cooperación entre el presidente y las mayorías republicanas en la Cámara de Representantes y el Senado, y hasta qué punto los demócratas podrían obstaculizar las medidas propuestas”, señaló. De acuerdo con la agencia calificadora, la elección de una figura controvertida como el magnate puede poner bajo presión las relaciones institucionales, aunque su victoria le proporciona un capital político significativo. Explicó que los indicadores tempranos de su influencia serán la solvencia del gobierno y el incremento o suspensión del límite de la deuda federal, que ha sido levantado hasta marzo de 2017. Las propuestas clave de Trump en materia económica incluyen recortes de impuestos, renegociación de los acuerdos de libre comercio, menos apertura a la inmigración, desregulación de los negocios y un gasto mayor en infraestructura. Además su propuesta bandera de recortar impuestos es el área que más coincide con la agenda “Better way” (“Un mejor camino” en español) que promueve Paul Ryan, jefe de la bancada republicana de la Cámara. “El impacto fiscal del plan de Trump sería negativo para la calidad crediticia del soberano en el mediano plazo ya que la reducción de impuestos por sí misma no puede generar el crecimiento suficiente para resarcir la pérdida de ingresos”, concluyó Fitch. Por si fuera poco, un cambio importante hacia el proteccionismo comercial a través de las políticas propuestas en términos de abandonar el TLCAN y la imposición de aranceles a China podría tener implicaciones adversas significativas para la inversión y el crecimiento estadunidense e incrementaría los precios, particularmente si hay medidas de represalia extranjeras o una “guerra de monedas”. La calificación del soberano de Estados Unidos en “AAA” con perspectiva “Estable” cuenta con el respaldo de una flexibilidad financiera única y de una economía amplia y diversa. El riesgo de un deterioro fiscal significativo y de un deterioro en la coherencia y credibilidad de su política económica siguen siendo las factores clave para la calificación.

Comentarios

Otras Noticias