El timo de la matrícula consular

sábado, 12 de octubre de 2002
Ante el fracaso de las negociaciones sobre un acuerdo migratorio entre México y Estados Unidos, la Secretaría de Relaciones Exteriores infló la importancia de la matrícula consular de manera desproporcionada La matrícula consular es una tarjeta de identidad que desde hace décadas expiden los consulados de México a los connacionales que viven en la circunscripción correspondiente con el objeto de llevar un registro de residentes (así se puede conocer el tamaño de la colonia mexicana), y los residentes pueden comprobar ante las autoridades consulares y aduanales de México la antigüedad mínima requerida por ley (dos años) para efectos de la importación a México libre de aranceles del menaje de casa, entre otros beneficios En la nueva tarjeta, escrita en español y en inglés, aparece la fotografía del interesado, el nombre, el domicilio, la fecha de expedición y de vencimiento (dura cinco años), el nombre del consulado que la expide y el número de folio Su costo es de 30 dólares Sin duda, la demanda de la matrícula consular por parte de los mexicanos en Estados Unidos, independientemente de su status migratorio, sea legal o ilegal, obedece a que algunas autoridades gubernamentales e instituciones privadas norteamericanas ya aceptan dicho documento como identificación confiable, ya que reúne mínimas condiciones de seguridad que impiden su falsificación Es un documento que para ese propósito significa un beneficio adicional De esta manera, según la vocera de la SRE, Gloria Abella, la matrícula consular actualmente es aceptada por 66 instituciones bancarias en los Estados Unidos, que la reconocen para abrir cuentas, proporcionando seguridad en el envío de las remesas de dinero a México y es aceptada también por 800 departamentos de policía en Estados Unidos Durante el 2001 su demanda casi se duplicó y la red consular mexicana en Estados Unidos (casi 50 oficinas consulares) ha emitido en lo que va de este año 740 mil matrículas Así pues, la matrícula consular representa un beneficio indudable para los emigrantes mexicanos que se encuentran en Estados Unidos de manera legal o ilegal pero esto no significa un gran avance en relación con el acuerdo migratorio, como lo proclama la cancillería para tratar de disminuir los efectos del fracaso de las negociaciones Poseer la matrícula consular no conduce a la regularización migratoria de los indocumentados mexicanos Lo peor ha sido la forma irresponsable como la SRE informó con motivo de la posibilidad de que la matrícula consular fuera aceptada como documento de identidad para obtener la licencia de manejo en el estado de California El 3 de septiembre dio por un hecho lo que era un proyecto, finalmente vetado el 30 de septiembre Antes de que el gobernador de California, Gray Davis, vetara la mencionada iniciativa de ley, la SRE con gran revuelo publicó un desplegado a media plana en los diarios de mayor circulación cuando aún no se agotaba el proceso legal "El Congreso del Estado de California Aprueba el Otorgamiento de Licencias de Conducir para Migrantes Mexicanos", reza el encabezado a ocho columnas Y en el sumario se afirma: "Con esta medida se verán beneficiados cientos de miles de mexicanos en proceso de regularizar su situación migratoria en Estados Unidos" Resultó una manera engañosa de informar, nada transparente y con propósitos manipuladores Ni un solo mexicano se benefició Puro humo Pero además, la cancillería tramposamente se apropió como si fuera propia dicha iniciativa de ley del asambleísta californiano Gil Cedillo, aprobada por el poder legislativo de California "Como resultado de intensas negociaciones del gobierno mexicano, encabezadas por el propio presidente Fox, y del trabajo y la voluntad de un grupo de legisladores californianos, el Congreso del Estado de California ?de conformación bicamaral?aprobó la iniciativa de ley" Ahora resulta que Fox interviene en el proceso legislativo interno de California de la misma manera como lo hacen los legisladores californianos En el desplegado, el cabildeo de Fox es subrayado por la misma SRE, en el último párrafo: "Como resultado de las gestiones del presidente Fox, se espera que el gobernador Davis firme la iniciativa antes de que venza el plazo de 30 días que establece la constitución del estado" Pues esperaron mal, Davis la vetó Por culpa de la Secretaría, la figura presidencial fue nuevamente expuesta al desgaste político internacional, mientras que el secretario no da la cara Es un presidente mexicano al que cada vez más observamos con pena los desaires del extranjero por falta de oficio diplomático de su canciller La razón del veto, explicó el gobernador Davis, obedece a razones de seguridad nacional El Estado sería vulnerable ante millones de indocumentados mexicanos que de contar con la licencia de manejo, les abriría las puertas a otros documentos importantes como el seguro social Así el presidente de México se vio sujeto a otro descalabro más Primero fue en Texas y ahora en California Luego de pedir el aplazamiento de la ejecución del mexicano Javier Suárez Medina, el gobernador de la estrella solitaria, Rick Perry, le recordó al primer mandatario que no intervenga en los asuntos legales internos: "Yo respeto la soberanía de México y sus leyes, y sé que el presidente Fox reconoce la soberanía de Estados Unidos y las leyes de Texas" Eso se llama no intervención y autodeterminación de los pueblos, principios que tanto desdeña el canciller de México pero que enarbolan nada menos que los gobernadores de Texas y de California en este mundo globalizado Mientras que México desprecia la soberanía, Estados Unidos la invoca