Nicaragua: revuelta y dividida

viernes, 15 de noviembre de 2002
Managua -- El proceso para despojar del fuero constitucional al expresidente nicaragüense y actual diputado parlamentario Arnoldo Alemán, ha entrado en su fase culminante Tal situación ha provocado en esta nación centroamericana un peligroso caos, con amenazas de violencia y de estallido social, en ocasiones incomprendido para cualquier observador La causa que actualmente mantiene revuelta y dividida a Nicaragua no tiene que ver con dictaduras ni revoluciones, como las que protagonizó este país a lo largo del siglo pasado, sino por la corrupción y la impunidad imperante y la lucha por erradicarla En el fondo hay una crisis institucional, promovida por constantes rencillas entre las cúpulas de los principales partidos políticos que representan intereses del poder económico de Nicaragua Durante los más recientes gobiernos, los principales grupos empresariales se enriquecieron a costa del llamado “mercantilismo”, es decir, del usufructo patrimonial del Estado En contraste, el 60% de los nicaragüenses sucumbe en la pobreza y 17% padece pobreza extrema La violencia y la componenda para solucionar las rencillas “políticas” se están poniendo a prueba una vez más en Nicaragua, pequeña nación que en las décadas de los 70 y 80 sufrió guerras civiles con miles de muertos y exiliados “Una prueba más de que la democracia está en pañales”, es el comentario entre analistas locales y extranjeros Por primera vez desde que Nicaragua conquistó su independencia en 1821, un presidente en funciones o exmandatario es sometido a la justicia por delitos cometidos en el ejercicio de su poder, pese a que siempre existieron listas interminables de desmanes Además del proceso judicial contra Alemán, están en curso dos más: uno contra el expresidente Daniel Ortega y otro contra el actual mandatario, Enrique Bolaños Nadie, pues, se salva A Alemán se le acusa de robo, fraude y lavado de dinero; a Ortega lo querella su hijastra por acoso sexual, mientras que a Bolaños se le acusa de delitos electorales durante la contienda que lo llevó al poder hace menos de un año Los hombres más “poderosos” están demandados, como signo de la crisis de credibilidad generalizada La dinámica de los acontecimientos nacionales e internacionales –baste recordar la agenda anticorrupción de Washington-- colocó el “caso Alemán” como la prioridad para “provocar un escarmiento” Pero según el dicho popular “no es porque robó, sino por lo escandaloso del robo” Alemán era hasta hace 20 ó 25 años un cafetalero prácticamente desconocido La lucha antisandinista lo llevó a alcalde de Managua a principios de la década de 1990 Luego fue catapultado a la presidencia en 1997 En menos de una década, según investigaciones del exdiputado Leonel Téller, quien fue uno de sus hombres de confianza, llegó a acumular una fortuna que sumaría 250 millones de dólares No obstante, el actual gobierno de Enrique Bolaños, en alianza con los sandinistas, lo acusan, junto a otras 13 personas de su entorno, por haber defraudado al Estado por el monto de casi 100 millones de dólares “EN EL CENTRO DEL BLANCO” Orlando Tardencilla, de 40 años de edad, es un diputado independiente Su historia es tan turbulenta como la de su país A los 14 años se alzó en armas contra la dictadura somocista, después del triunfo sandinista en 1979 se marchó a El Salvador para enrolarse con la naciente guerrilla Fue capturado en combate por los militares salvadoreños “Un milagro lo salvó” Regresó a Nicaragua como héroe y se incorporó a la defensa de la revolución sandinista, de la cual posteriormente se desencantó Al abandonar las filas sandinistas Tardencilla formó, con disidentes de izquierda, el partido denominado “Camino Cristiano”, institución que posteriormente terminó aliada a Arnoldo Alemán Tardencilla, abogado de profesión, se ha “unido a la causa popular contra la corrupción” En términos estadísticos, es uno de los 47 votos que decidirán el desafuero de Alemán Tardencilla es además el presidente de la Comisión Especial que estudió las pruebas enviadas por la fiscalía para determinar si procedía o no el despojo de la inmunidad de Alemán y de otros dos cuestionados diputados Cuenta: “En abril de este año, una juez de Managua que investigaba una denuncia de fraude en un canal estatal encontró el nombre de Arnoldo Alemán como la persona que había dado la orden del desfalco en la televisora Además se involucra a los actuales diputados David Castillo y Martha McCoy Allí se promueve el primer pedido de desafuero” “Luego, en agosto pasado, otra juez, que asumió una investigación sobre lavado de dinero y otros delitos, de los cuales el gobierno acusa a Alemán, también solicitó el despojo de la inmunidad Cabe decir que los dos procesos fueron engavetados inmediatamente porque Alemán era el presidente del órgano legislativo Fue hasta el 19 de septiembre que irrumpió una llamada “Nueva Mayoría” de 47 diputados, la cual destituyó a la Junta Directiva que encabezaba Alemán e inició el proceso en el que estamos envueltos Yo presidí la Comisión Especial de desafuero” Tardencilla, como él confirma, está en “el centro del blanco porque le hemos tocado la nariz a poderosos intereses A mí y a muchos otros diputados nos han amenazado a muerte Tengo esposa y cuatro hijos” Pero no es la primera vez que su vida corre grave peligro La historia del enfrentamiento nicaragüense-estadounidense en la época de Ronald Reagan registra el 12 de marzo de 1982 como el día que Washington cometió quizás uno de sus más grandes ridículos en sus ansias por demostrar la presunta intervención nicaragüense y cubana en la guerra salvadoreña La pieza clave era Tardencilla, a quien trasladaron hasta la capital de Estados Unidos, bajo la protección y preparado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) para testificar públicamente la ingerencia “sandino-comunista”, pero aquel joven cuando estuvo frente a los periodistas, hizo todo lo contrario: denunció las torturas a las que había sido sometido por agentes de la misma CIA y de los militares salvadoreños “En la lucha contra la corrupción se requiere de valor porque estás tocando poderes muy grandes que se han creado a costa de delitos graves; se requiere sabiduría para saber diferenciar entre el corrupto y el político adversario Además se requiere de probidad Finalmente, te digo que creo que ésta es una causa justa, por lo tanto le pido a Dios, dejo mi vida en sus manos y en lo que he aprendido para defenderme” LAS TENSIONES El jueves 14 de noviembre las calles de Managua y de las principales ciudades del país amanecieron tomadas por la policía Antimotines fueron ubicados en los puntos estratégicos y los edificios centrales del gobierno quedaron inaccesibles al público Los “arnoldistas” habían llamado a sus bases para defender a su líder Después de que la comisión que encabezaba Tarcencilla dictaminó en facor del desafuero, al plenario le tocaba ratificar tal decisión Presuntamente la jugada estaba “lista”: los 47 diputados de la llamada “Nueva Mayoría” (38 sandinistas, 8 leales a Bolaños y un independiente) despojarían del fuero constitucional a Alemán, y a otros dos diputados: Castillo y McCoy Sin embargo, uno de los “bolañistas”, Fernando Avellán, se enfermó a última hora y tuvo que ser trasladado a Miami de urgencia La prensa local indicó que Avellán habría cedido a las presiones de los fieles a Alemán, conocidos como “arnoldistas” A la “Nueva Mayoría” le convenía suspender la sección porque no estarían presentes todos sus diputados (47), que como mínimo se exigen legalmente para aprobar el desafuero o cualquier otra ley Paradójicamente, fueron los “arnoldistas” quienes provocaron un colosal desorden dentro del parlamento, que incluyó una agresión física al diputado Jorge Montenegro (Bolañista), miembro de la junta directiva Se cerró “indefinidamente” la plenaria Todos se terminaron culpando del escandaloso show Desde hace meses el Parlamento nicaragüense no ha aprobado leyes y tiene en un impasse el presupuesto general para el próximo año También la cooperación y los créditos están suspendidos Entre las cuatro naciones más pobres de Latinoamérica, la tierra de Sandino y Rubén Darío es una vez más víctima de la frustración y del desgarramiento interno, proceso caótico del que se sospecha que sólo unos pocos se están beneficiando, como ayer lo hicieron otros de las guerras

Comentarios