Brasil: los retos de Lula

sábado, 2 de noviembre de 2002
Sao Paulo - “Como Brasil en la Copa del Mundo, Lula venció tranquilo, sin haber sido seriamente amenazado" Así ha resumido la consultora Arko Advice el resultado electoral del domingo 27 en Brasil, cuando Luiz Inácio Lula da Silva se convirtió en el presidente más votado de la historia del país, con 52 millones de votos, 61% del total Las cosas, en adelante, no serán tan fáciles para el presidente electo "Quiero deciros que lo que hicimos hasta ahora fue más fácil que lo que nos queda por delante", les advirtió Lula a las decenas de miles de brasileños que lo fueron a saludar en las calles de Sao Paulo al momento de confirmarse la victoria El exsindicalista metalúrgico de 57 años, líder del Partido de los Trabajadores (PT), puso las cartas sobre la mesa: dejó en claro que su presidencia no será una tarea ligera y que enfrenta a retos todavía más grandes que conseguir la primera victoria de la izquierda en la historia republicana del mayor país de América Latina El primero de enero de 2003, cuando asumirá el poder, Lula heredará un sombrío y hasta explosivo panorama de bajo crecimiento, crisis de mercados, una gigante deuda que ronda el 60% del Producto Interno Bruto (PIB), una inflación en alta y un sensible déficit social A ello, se le suma el desafío de conseguir una base de sustentación para su gobierno en el Congreso y en los 27 estados de la Nación, y hasta de controlar a los sectores más radicales de su partido que no aceptarán fácilmente la política ortodoxa que ha prometido Un grito por lo social Las expectativas con las que Lula llega al poder en Brasil son enormes Ello será su primer desafío en este país de gigante déficit social: 54 millones de pobres y 12 millones de desempleados, entre una población de 170 millones de habitantes "Lula enfrentará fuertes presiones por la dificultad de cumplir sus promesas de mejoras sociales y empleo, en una economía con bajo crecimiento y ajustadísimo presupuesto", analiza Leoncio Martins Rodrigues, politólogo de la Universidad de Campiñas “Lula no puede romper el vínculo con la clase que representa, y no tiene cómo cumplir lo que prometió sin romper con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y la ley de responsabilidad fiscal", advierte Stephanie Colin, de la facción izquierdista "corriente del trabajo" del PT de Lula La activista participó esta semana de una manifestación en Sao Paulo contra el ALCA, que se convirtió en un acto simbólico de apoyo al presidente electo, pero también de advertencia: los movimientos sociales y sindicales tradicionalmente aliados no aceptarán fácilmente la política moderada que ha prometido Lula La foto social brasileña es de desigualdad social "brutal", en expresión del economista André Urani, presidente del instituto de Estudios del Trabajo y Sociedad (UFRJ), señalando que "el 78% de la población mundial vive en países que tiene renta per cápita menor, pero nosotros tenemos muchos pobres porque la desigualdad es una de las más elevadas del mundo" No obstante, los movimientos sociales están dando indicaciones de que pueden darle una tregua, al menos temporal, al nuevo gobierno "Sabemos que Lula recibirá un país profundamente desigual, con las finanzas públicas dañadas, y que será una fase muy difícil Tendremos la habilidad de entender eso y establecer una fase de diálogo", concede el presidente de la principal central sindical brasileña, la Central Unica de los Trabajadores, Joao Felicio LA ECONOMÍA BAILA SAMBA Las presiones en lo económico para el flamante presidente no son menos acuciantes Lula ganó la elección en un momento de gravísima turbulencia financiera que ya está teniendo un efecto en la economía, y en una inflación en alta La turbulencia fue agitada por el temor de los mercados a una victoria del izquierdista, combinada con la crisis de confianza internacional que ha cerrado el grifo al financiamiento para Brasil Entre abril y octubre, la moneda se devaluó casi 40% y la bolsa llegó a caer a sus peores niveles desde 1993 Las bancas y fondos de inversión internacionales lanzaron una vorágine de mensajes reclamando moderación y responsabilidad económica al primer presidente socialista de Brasil “Si Lula abandona la dirección hacia una administración conservadora de la política económica, su gobierno perderá la confianza de los inversores", sentencia la consultora Tendencias Por el momento, Lula ha conseguido una luna de miel con los mercados, que han registrado significativas altas en la primera semana tras la elección, amparados en sus compromisos de política económica responsable Incluso, líderes económicos han llamado a colaborar y dar una tregua al exsindicalista que en los años 80 dirigió las feroces huelgas del fin del régimen militar, en el área metropolitana de Sao Paulo "Estaremos a su lado en el lanzamiento de nuevos cimientos para el desarrollo", anunció el presidente de la Bolsa a Futuros Manoel Felix Cintra El presidente de la gigante de la construcción y químicos, Odebrecht, Emilio Odebrecht, llamó a "la responsabilidad de las élites", aunque también advirtió al nuevo mandatario: "llegó la hora de transformar la esperanza en hechos" De hecho, a Brasil le espera en 2003 un escenario de probable "bajo crecimiento, inflación en alta, dólar caro y demanda externa comprometida Desde el punto de vista político, esa es una combinación altamente tóxica, sobretodo para un gobierno que asumirá con fuertes expectativas de cambio", señala un análisis del Instituto Brasileño de Estudios Políticos (Ibep) En el ojo del huracán está la deuda brasileña, de 885 mil 200 millones de reales en septiembre (243 mil 856 millones de dólares al cambio actual), equivalente al 63% del PIB Cuando todavía no se ha cumplido un año de la debacle argentina, los inversionistas internacionales no están dispuestos a jugársela en otro país, a pesar de que las autoridades brasileñas insisten que con responsabilidad económica y la ayuda de 24 mil millones de dólares del FMI, la deuda es administrable “Nuestra impresión es que la deuda es totalmente administrable La interna es pagada en reales, no como ocurría en Argentina, y la externa (levemente por debajo de los 100 mil millones de dólares) es menor y Brasil tiene recursos", afirma el economista del BBVA Fernando Barbosa “No hay la menor posibilidad de reestructuración de la deuda", asegura el asesor económico de Lula, Guido Mantega En su primer pronunciamiento a la nación, Lula señaló que abogará por una política económica responsable, que es consciente de la difícil situación de las finanzas públicas, lo cual exigirá "austeridad en el uso del dinero público", y que tendrá una clara orientación social, enfocada en el combate al hambre Lula da Silva, como ya comenzaron a llamarle en algunos medios internacionales, ha mostrado mano izquierda con un histórico acercamiento a empresarios y financieros en las últimas semanas, y deberá mostrar la misma habilidad en el área política para cohesionar una alianza que le garantice la gobernabilidad En el Congreso, el PT es la primera fuerza en la Cámara de diputados con 91 de los 531 escaños, y la tercera en el Senado, con 14 de los 81 Con los partidos que le apoyaron en la segunda vuelta electoral, suma una base de 218 diputados y 30 senadores, que seguramente engrosará con nuevos apoyos, ya sea de algún partido o de disidencia, garantizándole una mayoría simple y el equilibrio de fuerzas con la oposición El PT consiguió las gubernaturas de apenas tres Estados, ninguno de importancia relevante Sin embargo, con sus aliados puede conseguir el apoyo de la mitad En este caso, la principal amenaza es la fuerte expectativa de renegociar las gigantes deudas con el Estado que ya han comenzado a reclamar los nuevos gobernadores, y que "se está transformando en uno de los temas centrales del inicio del gobierno de Lula", destacaba el Ibep La amenaza de moratoria del gigante estado Minas Gerais, realizada por el gobernador y expresidente Itamar Franco, fue un detonante de la crisis financiera brasileña de 1999 En el área política Lula también tendrá que controlar a su ala radical, desunida pero que representa entre 20% y 30% de los cuadros del partido Estos ya fueron neutralizados con la confirmación hace un año del moderado José Dirceu al frente del PT "Estamos con Lula, y Dirceu garantiza la hegemonía moderada del partido", asegura el secretario de formación política del PT, Joaquim Soriano, de un ala radical "En mi partido no hay chiitas", ha subrayado Lula También en lo internacional se le exigirá claridad Por ahora, indicó que una prioridad será el Mercosur El ALCA, sin embargo, será un talón de aquiles, sobretodo para su relación con Estados Unidos, ya que el programa de Lula establece que no será aceptado si el vecino del norte mantiene el proteccionismo "No tenemos preferencias en nuestras relaciones internacionales Queremos mantener las mejores relaciones diplomáticas con todos los países del mundo", aseguró Lula en su única rueda de prensa entre las dos vueltas electorales Este se defendía así de un "eje" con Cuba y Venezuela que algunos sectores han querido dibujar "Las personas que muestran cierto preconcepto, no tienen ningún problema en decir que tengo una relación política con Fidel Castro, con (Hugo) Chávez, pero podrían decir también que tengo relaciones políticas con (Vicente) Fox, con todos los países de Europa, con África, con China", dijo Lula

Comentarios