El drama argentino y el humor

sábado, 30 de noviembre de 2002
Buenos Aires (apro) - Las noticias recientes indican que uno de los graves problemas de Argentina –uno al menos– está a punto de ser resuelto: el de la confiscación de los depósitos bancarios de los argentinos, que fue el principio del fin del gobierno de Fernando de la Rúa, y que se hizo mundialmente famoso con el irónico nombre de “corralito” Nito Artaza, un popular actor cómico y empresario teatral de 42 años, devenido líder de las protestas de los ahorradores, dice exultante: “Esta es una gran victoria de la ciudadanía y lo hemos logrado gracias a la lucha Si no hubiéramos luchado, nos habrían estafado, pero la estafa está a punto de terminarse” Artaza tiene fundadas razones para el entusiasmo: A mediados de noviembre, el gobierno liberó las cajas de ahorro y las cuentas a la vista El miércoles 27, dos trascendidos impactantes circularon en todos los medios periodísticos argentinos: En primer lugar, que la Corte Suprema de Justicia estaría a punto de fallar en favor de la redolarización de los depósitos con vencimientos reprogramados El término redolarización remite a que los ahorros en dólares, tras la devaluación de enero último, fueron convertidos a pesos, a una cotización de 140 por dólar La medida representó una enorme pérdida de dinero para los ahorradores, si se toma en cuenta que la cotización actual del dólar es de 350 En segundo lugar, que el gobierno estaría a punto de conceder la devolución de hasta 20 mil pesos de los ahorros inmovilizados “La justicia ha cercado al gobierno y a los bancos –opina Artaza Es como cuando un secuestrador tiene un rehén y uno le advierte: ‘Suelte al rehén porque viene la policía con el juez’ Ahora viene el juez, y entonces el gobierno y los bancos están liberando a los rehenes que pueden La decisión de la Corte beneficiará a la nación: será un punto de inflexión en materia de respeto a la ley La próxima vez un gobierno lo va a pensar antes de conjurar la crisis con el dinero de la gente” Además de presidir la agrupación Ahorristas Argentinos Estafados, este año Artaza produjo y protagonizó el espectáculo teatral más visto en Argentina: Cantando bajo la deuda Por supuesto, el dirigente social y el humorista son la misma persona, y en el espectáculo se notaba En uno de los sketches, por ejemplo, Artaza le pedía al público: –Prométanme que se van a reír La pantalla instalada sobre el escenario del teatro Metropolitan de Buenos Aires exhibía, entonces, una sucesión de imágenes tragicómicas tomadas de la vida real: Carlos Menem anunciaba a un grupo de escolares que pronto en Argentina habría vuelos a la estratosfera; Fernando de la Rúa pronosticaba un 2001 maravilloso y concluía su discurso con la frase “¡Qué lindo es anunciar buenas noticias!” Finalmente, Eduardo Duhalde explicaba con notable sinceridad: “Los peronistas y los radicales nos pasamos la posta de la corrupción” El público se reía Al fin y al cabo, ¿qué otro remedio le quedaba? Hijo, nieto y hasta tataranieto de una dinastía de dirigentes políticos, Artaza ha preferido hasta ahora dedicarse a las imitaciones y se especializó en el humor político Así, bautizó sus espectáculos con títulos como La revista corrupta, Lo que El Turco se llevó (en alusión a Carlos Menem) o el actual Cantando bajo la deuda En diciembre de 2001, cuando el entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, inmovilizó los depósitos, una parte de los bienes de Artaza también quedó “acorralada” “Es una cantidad importante, pero mi vida puede seguir adelante --reconoce–: soy un empresario exitoso, y además tengo algunos bienes en el exterior A mucha gente, en cambio, le han roto los sueños, las ilusiones, las esperanzas” El 3 de diciembre, tal como lo vino haciendo durante todo el año, Artaza encabezará una nueva manifestación ante los tribunales La estrategia anticorralito incluyó movilizaciones masivas, cacerolazos semanales en el microcentro porteño, y presentaciones internacionales como las realizadas ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Organización de Estados Americanos Los manifestantes de los actos de Artaza no son obreros: son integrantes de una clase media que sufrió, en diciembre 2001, un duro golpe En sus discursos, Artaza acostumbra advertir que al gobierno “se le viene la noche”, y que si continúa burlándose de la gente la clase media ahorradora unirá fuerzas con los desocupados y los pobres de Argentina, y los actuales ocupantes de la Casa Rosada “se van a tener que ir en helicóptero”, medio de transporte que utilizó De la Rúa el 20 de diciembre del año pasado para despedirse para siempre de la función pública –¿Considera la posibilidad de unirse con otros sectores sociales en contra de Duhalde? –Yo me dediqué a esta lucha por la defensa de la propiedad privada, como otros sectores luchan a partir de violaciones terribles a sus derechos a la salud, la alimentación, los derechos sociales de los trabajadores Soy solidario con los piqueteros (vendedores ambulantes), pero no voy a sus marchas para que no digan que lo estoy aprovechando políticamente No deseo que este gobierno se vaya en helicóptero como el anterior: preferiría una transición ordenada, pero si no se ponen del lado de la gente, un día vamos a volver a unirnos todos los argentinos para pedir que se vayan Los argentinos estamos presos de una clase política enquistada en el poder Es necesario que se vayan todos, pero por la vía de las instituciones –Más allá de la justicia del reclamo, ¿no teme que apenas se elimine el corralito los ahorradores que recuperen su dinero salgan en masa a comprar dólares? –Francamente, no Si los bancos no pueden devolver, la gente les va a contestar: “¿Bueno, en qué momento me lo podés devolver?”, pero dentro de plazos razonables, no a 10 años, como tenían pensado La mayor parte de la gente va a dejar sus depósitos en el banco, excepto quienes los necesiten --¿Qué pasa si los bancos no tienen el dinero que deben devolver? –En ese caso se deberá hacer un plan de pagos, pero para eso deberemos reconocer que al que tenía mil dólares le corresponden mil dólares Estoy harto de los economistas del establishment que dicen que cualquier medida en favor de la gente es populista y demagógica Tiene razón (el premio Nobel de Economía) Joseph Stiglitz cuando dice que los argentinos hemos seguido paso a paso las recetas de ajustes permanentes del FMI, y así nos fue El Fondo dice: hay que parar los recursos de amparo de los ahorradores para que no se vayan las reservas, pero las reservas se fueron terminando por pagarle intereses al FMI, que también es responsable de lo que nos ha ocurrido La primera solución propuesta por el gobierno para el “corralito” fue ofrecer bonos del Estado que vencen en el 2006 o en el 2013 Los bonos pueden ser utilizados para la compra de automóviles y propiedades, sólo que en el mercado pierden hasta el 40 por ciento de su valor nominal Los trascendidos sobre la redolarización de los depósitos indicaban que los 600 mil ahorradores que aceptaron estos bonos no serían beneficiados por la medida de la Corte Suprema –¿No cree que esa gente, ahora, ha de sentirse estafada por partida doble? –Sin dudas Por eso desde un principio les hemos aconsejado que recurran a la justicia y que no aceptaran esos bonos inmundos Ahora, si finalmente se produce este fallo, queda abierta la posibilidad de litigar Hasta hace muy poco, Artaza negaba sus aspiraciones políticas Argumentaba entonces que aceptar una candidatura conspiraría contra los intereses que defiende Ultimamente introdujo un matiz en su afirmación Ahora dice que “en este momento” una candidatura suya sería perjudicial, pero deja la puerta abierta para más adelante Se dijo que Adolfo Rodríguez Saá le ofreció que fuera su candidato a vicepresidente Cuando este reportero le preguntó si el rumor era cierto, Artaza utilizó una salida elegante para confirmarlo: “Varios candidatos me propusieron que trabajara con ellos Y a todos les dije que no Reconozco, sin embargo, que tengo vocación para la cosa pública Quisiera, a partir de ahora, empezar a formarme para encabezar algún proyecto político Pero eso será más adelante” Una tarde de septiembre pasado, Nito Artaza gritó dos veces la misma frase: “¡Devuelvan los depósitos, ladrones!” La primera fue en tribunales, y recibió una ovación fervorosa; la segunda fue media hora más tarde, a 200 metros de tribunales, en el teatro Metropolitan, y recibió una carcajada del público En el teatro, Artaza se disfrazaba de Menem y de Cavallo, y seguramente lo volverá a hacer en el nuevo espectáculo que prepara para el verano El chiste más aplaudido, sin embargo, lo compartía con el actor Miguel Angel Cherutti, y era sobre el actual presidente argentino –Duhalde se encontró con un campo de minas –decía Cherutti –Y, en cierto modo – coincidía Artaza –El problema es que el boludo las pisó todas --remataba Cherutti