El Salvador: Los exguerrilleros buscan el "centro" (Segunda parte)

sábado, 14 de diciembre de 2002
De insurgentes y contrainsurgentes Mientras tanto, el PMR y el histórico --aunque debilitado-- Partido Demócrata Cristiano (PDC) están gestando una alianza que abarca un espectro de derecha-centro-izquierda Recientemente sorprendió en el país la incorporación de la excomandante Ana Guadalupe Martínez, fundadora del ERP, a las filas del Partido Demócrata Cristiano (PDC) En los años ochenta la democracia cristiana encabezada por el fallecido presidente José Napoleón Duarte se convirtió en base de la estrategia de contrainsurgencia de Washington para El Salvador “Creo que los que estuvimos y tenemos experiencia política vemos la actual situación como una oportunidad de ir forjando de manera más seria y firme un eje político de centro-izquierda y, en este sentido, la base sería el esfuerzo electoral que está haciendo el PMR y el PDC”, explica la exguerrillera, para quien lo importante es la construcción de una agenda nacional y no la revisión del pasado La “comandante María”, como le decían a Martínez en la insurgencia, también tiene deudas con los demócrata cristianos Ella y la dirección del ERP resultó señalada por la Comisión de la Verdad, que investigó los crímenes de lesa humanidad durante el conflicto bélico, como responsable de haber ordenado el asesinato de varios alcaldes demócrata cristianos en las zonas de presencia guerrillera “En el PDC tenemos una convicción doctrinaria fuerte en la que el perdón es un principio fundamental”, apuntó al respecto Rodolfo Parker, actual líder de dicha agrupación, la cual pretende realzarse pese al lastre de corrupción y sometimiento hacia el oficialismo con el que se le identifica No obstante, Ana Guadalupe, Facundo y Jovel coinciden en que el proyecto centroizquierdista no es a corto plazo “Creo que en El Salvador aún no estamos en condiciones de dar una nueva opción La estamos construyendo y tengo la certeza de ello Tenemos elecciones municipales y legislativas en 2003; presidenciales en 2004 Es un tiempo muy corto para los reacomodos que estamos haciendo El Salvador estará listo para un proyecto como el de Chile o el de Lula en Brasil, para las elecciones generales del 2009”, acota Facundo Guardado Polarización extrema Para el analista político Francisco Díaz Rodríguez, “en El Salvador existen los dos partidos más radicalizados de Centroamérica: uno en la derecha (Arena) y el otro en la izquierda (FMLN) Eso genera una polarización extrema que no nos permite salir delante de cara a los problemas fundamentales del país Eso hace palmaria la necesidad de una fuerza que, más allá de un interés ideológico radicalizado, tenga como ingente la solución de los problemas nacionales Eso es suficiente para cualquiera de esta alternativa de centro” Sin embargo, critica el hecho de que esos esfuerzos sólo se pretenden enfocar desde posiciones partidaristas y en coyunturas electorales y, por ende, con una visión cortoplacista “Se debe realizar un esfuerzo pensando en el 2006 y el 2009 (elecciones municipales y presidenciales, respectivamente), a fin de articular una fuerza política y social, real y coherente, que tenga como punto de partida el conocimiento y la propuesta de solución a los problemas más graves que tiene El Salvador: la falta de empleo, violencia, migración, pobreza…”, puntualiza Díaz Rodríguez, destacado politólogo y directivo de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad) Añade: “A mí me parece valiosa la participación de todos esos exlíderes del FMLN en esos esfuerzos políticos Pero, insisto, se deben repensar los términos en que se ha manejado la política en los últimos años Llama mucho la atención la dispersión de todos estos agrupamientos Habrá que decantar y crear visiones a mediano y largo plazo; lograr la unidad en torno a un programa de alternativa”, dice, y considera que “un fenómeno tipo Lula sólo sería posible en torno a un proyecto y no a un liderazgo” Así fue, dice, “como se aglutinó la izquierda para hacer la guerra”

Comentarios