Cuba- Estados Unidos: entre colmillos y nueces

sábado, 2 de marzo de 2002
Las relaciones que durante los últimos años ha llevado el presidente Fidel Castro con los gobiernos de México y Estados Unidos parecen haber dado un repentino giro La relación de respeto y colaboración que llevó México durante años con Castro se ha convertido con el presidente Vicente Fox en una etapa de reacomodo que se refleja en incidentes como el encuentro que tuvieron representantes del gobierno mexicano con la disidencia cubana --durante la reciente visita de Fox a la isla-- y el ingreso violento de un grupo de cubanos a la embajada de México en Cuba, después de que el canciller mexicano Jorge Castañeda hizo declaraciones que fueron interpretadas por éstos como una disposición de México a darles asilo Fox agradeció después por teléfono a Castro su intervención personal en el asunto Paradójicamente, la relación de Castro con Estados Unidos se encuentra en uno de sus mejores momentos desde el triunfo de la revolución en la Isla Mientras miles de norteamericanos y de toneladas de alimentos compradas en ese país están llegando a Cuba, Washington y La Habana se siguen enseñando los colmillos públicamente, en una nueva relación desde el 11 de septiembre en la cual, según los especialistas, cambió el "clima", pero no el "tono" Algunos gestos de ambas partes realizados después de esa fecha hicieron hablar de un acercamiento, lo que levantó una ola de preocupaciones en sectores conservadores de la actual administración y el exilio cubano Mensajes recíprocos de condolencias y propuestas de ayuda después de los atentados a Nueva York y Washington, así como tras el huracán Michelle en la isla, abrieron inusuales canales de comunicación directa y provocaron gestos amables, como el aviso previo del traslado de los prisioneros talibanes a Guantánamo y su aceptación por parte de Fidel Castro No se trata de que Castro haya abandonado sus ideales marxistas ni su "antimperialismo" heredado de José Martí, menos aún que los sectores de poder en Estados Unidos se los hayan perdonado después de 43 años, sino de una corriente pragmática en desarrollo dentro del poderoso vecino del norte, que se percató de la inutilidad de cuatro décadas de restricciones a la isla y a fin de cuentas, su exclusión del mercado cubano Un exasesor para América Latina del presidente Ronald Reagan, que visitó Cuba como académico a inicios de los años 90, opinó entonces que Washington aceptaba como buena la política trazada por el lobbie cubano de Mami, porque no había oposición, a nadie le interesaba otra línea "El día que surja un lobbie, cuyos intereses choquen con esa política, las cosas comenzarán a cambiar", vaticinó el especialista en una conferencia El proceso tardó, pero todo indica que ha llegado en el 2002 La Fundación Nacional Cubanoamericana y el resto del exilio duro de Miami han perdido terreno político desde la muerte de su líder Jorge Más Canosa, mientras que otros sectores estadounidenses parecen haber descubierto con sentido pragmático que el embargo ha resultado inútil para derribar a Castro y que les perjudica sus intereses En ello tuvo mucho qué ver la visita que realizó en 1998 a Cuba el gobernador del Estado de Illinois , George Ryan, quien llegó a la isla acompañado por empresarios del sector agrícola, algunos de los cuales han realizado recientes ventas a la isla Ryan, una importante figura política republicana, favoreció también los contactos culturales y los encuentros deportivos (Orioles de Baltimore y Cuba, en béisbol) No satisfecho con esos avances, regresó a la isla en enero del 2002 con una extensa comitiva de empresarios farmacéuticos Una reciente investigación de la Cuba Policy Foundation, que sirvió de base para una recomendación al presidente Bush, concluyó que la economía estadounidense pierde anualmente 1240 millones de dólares sólo en exportaciones agrícolas, debido al embargo a la isla La posibilidad de comerciar con Cuba los enormes excedentes de alimentos, básicamente agrícolas y medicinas, ha ido creando una corriente que se encamina hacia la formación de un lobbie contra las restricciones impuestas a Cuba desde 1962 Esas expectativas fueron endulzadas por las recientes compras de 35 millones de dólares hechas por La Habana, la que se dispone a seguir adquiriendo algunos productos, "si se mantienen las mismas condiciones de ventas", confirmó el presidente del Consejo Exportador de la industria avícola estadounidense, Jim Summer, tras entrevistarse con Castro en Cuba, a donde viajó al frente de una delegación de 28 empresarios "Vemos esta apertura del comercio con Cuba como un importante hito, y con optimismo de que sea el primer paso haca el inicio de una relación comercial que favorezca a ambos pueblos", agregó Añadió que "nosotros sostenemos y continuamos apoyando los esfuerzos legislativos en el Congreso para aliviar las restricciones comerciales y de viajes entre Cuba y Estados Unidos" Por su parte, el influyente senador demócrata Byron Dorgan, se pronunció el 11 de febrero último en Washington por una revisión de la política hacia Cuba "Si uno tiene la misma política durante 40 años, y ve que no funciona, quizás sea hora de cambiarla", dijo Fuentes extraoficiales calcularon en poco más de 1000 los norteamericanos que viajaron a Cuba en enero último entre estudiantes, empresarios, artistas y congresistas La cifra podría duplicarse en febrero, a pesar de las restricciones en vigor para viajar a la isla Según estimados de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, entre 150000 y 200000 estadounidenses viajaron a Cuba en el 2000, de los cuales un tercio lo hizo sin permiso de la OFAC Desde que Bush asumió la presidencia, las multas aplicadas por la OFAC a personas que viajaron a Cuba sin permiso crecieron de 188 en el año 2000 a 766 en el 2001 Entre esos viajeros se cuentan algunos que nada tienen qué ver con fines políticos, académicos o humanitarios, razones por las cuales se autorizan los viajes: dos miembros del famoso grupo Backstreet Boys, el excampeón mundial de boxeo Mike Tyson, o el conocido cineasta Oliver Stone LOS COLMILLOS SIGUEN EN PUBLICO Aunque ese proceso ha moderado un tanto el "tono" del ácido discurso político entre las dos partes, Castro sigue acusando al "imperialismo" de causar muchos problemas en el mundo, y Washington sigue apuntando a La Habana como violadora de los derechos humanos y promotora del terrorismo Una comunicación enviada por Bush al periódico El Nuevo Herald de Miami, señala que su administración sigue opuesta "a cualquier intento de debilitar las sanciones contra el régimen de Castro" Interrogado por la prensa sobre unas declaraciones en tono duro hechas por un funcionario del Departamento de Estado, Castro respondió que "eso no es nuevo, hace 43 años que están diciendo lo mismo Eso no es más que una repetición de la vieja política" Sobre lo que espera de Estados Unidos agregó que "lo más sabio, lo más aconsejable, es no esperar nunca nada y adaptarse siempre a las peores variantes, esa ha sido toda mi vida mi mentalidad, la adaptación a las realidades; por tanto, nosotros no hemos andado rogándole a nadie cambio de ninguna cosa" En una inusual conferencia de prensa en La Habana, la jefa de la Sección de Intereses de Estados Unidos, Vicki Huddelston, afirmó que "las relaciones no están mejorando porque aún estamos preocupados por los derechos humanos, la democracia y el libre flujo de información" en la isla La diplomática rechazó lo que denominó "ofensiva de encantos" de La Habana hacia Washington y dijo que la isla aún sirve de santuario a militantes de la organización separatista vasca ETA, a guerrilleros latinoamericanos y fugitivos de la justicia norteamericana "Si el gobierno de Cuba va a cooperar con Estados Unidos, debe expulsar a esa gente", dijo Cuba está en la lista del Departamento de Estado entre las siete naciones que promueven el terrorismo en el mundoCastro, por su parte, dijo que le importa "un bledo" figurar en esa lista En febrero Cuba denunció también las "maniobras" y "conciábulos" de la diplomacia norteamericana con algunas cancillerías latinoamericanas para promover una resolución contra la isla en la próxima sesión de la Comisión de los Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, que se realizará en abril próximo, toda vez que los checos, quienes la han presentado en los últimos años, a instancias de Washington, no parecen muy dispuestos este año Sin embargo, pese a ese intercambio de acusaciones y epítetos, los barcos cargados, los empresarios, congresistas y turistas no autorizados norteamericanos siguen llegando a Cuba, en una verdadera avalancha que parece no tener fin En julio del año pasado, la Cámara de Representantes aprobó por 240 votos contra 186 la suspensión del presupuesto de la OFAC, lo que liberaría los viajes de los ciudadanos norteamericanos a Cuba El Comité de Apropiaciones del Senado debe emitir una recomendación sobre el tema en mayo próximo Políticos, académicos y observadores en La Habana parecen convencidos de que el embargo algún día desaparecerá, pero no será de golpe Esa madeja de leyes llevó más de un año armarla, y reforzarla después con las leyes Torricelli (1992) y Helms-Burton (1996) Su derogación también será paso a paso, impulsada más por la realidad misma que por iniciativas políticas